Los intocables de Erik Ravelo

A través de la página de Facebook The Chita’s Clitoris llegan unas fotos que no pasan desapercibidas. No sé nada de su artista, ni voy a comentar mucho su trabajo, es mejor que las imágenes hablen por si solas:

THE UNTOUCHABLES (ERIK RAVELO)

El clero

McDonald’s

Brasil

Siria

Tailandia

USA

Japón

Enlaces:
Página de Erik Ravelo
Entrevista con Erik, que actualmente trabaja en Fábrica –Centro de Investigación del Grupo Benetton para la Comunicación-

Un cel de plom (Cenizas en el cielo)

No podía dejar de recomendaros este libro, y qué mejor ocasión que Sant Jordi para hacerlo. Un cel de plom, o Cenizas en el cielo en su versión en español, es el estremecedor relato de la vida de Neus Català, la última superviviente catalana del campo de exterminio nazi de Ravensbrück. El título hace referencia a la primera impresión de Neus al llegar al campo, con un cielo cubierto de cenizas de los cuerpos de las presas que terminaban en el crematorio. Se ha escrito y filmado mucho sobre los campos de exterminio nazis, pero pocos me han impactado como la historia de Neus novelada de manera exquisita por Carme Martí.

Tras unas breves pinceladas de su infancia en el pueblo de Els Guiamets, el libro nos relata como su juventud queda truncada con el estallido Guerra Civil Española, suceso que la lleva al exilio en Francia y a colaborar con la Resistencia.
Sus ganas de estudiar enfermería para ayudar a los demás y romper con la tradición familiar agricultora, su primer amor, su lucha por sus ideales… una vida difícil pero libre, hasta que la Gestapo la apresa junto con su marido media hora antes de huir y son deportados a los campos de exterminio tras 5 penosos días de viaje en un tren de ganado.


Los trenes del Holocausto
Neus conoció el infierno en el campo de Ravensbrück (literalmente puente de los cuervos), el mayor campo de Alemania de mujeres y niños. Posteriormente, como fue considerada apta para trabajar, fue trasladada al campo de Holleischen. También allí, junto a miles de compañeras, convivió con la muerte y la crueldad día a día. El libro relata con crudeza, sin caer en el morbo, todo lo que Neus vio, olió, sintió, sufrió. Pero a la vez, sorprende la solidaridad entre las presas para sobrevivir e incluso como en sus penosas condiciones saboteaban el trabajo, poniendo en peligro su vida minuto a minuto.

Neus con su taje de deportada,
un mes después de ser liberada
Es un libro que tiene dos caras, por un lado, la exposición de la realidad inhumana de los campos de exterminio, una realidad que aunque dura, es necesario conocer. El libro tiene momentos de todo, pero lejos de desmoralizar, siempre acaba emergiendo la otra cara: la entereza del ser humano en situaciones límite, la solidaridad, el coraje de Neus y esas mujeres que sacando fuerzas de donde no las había consiguieron sobrevivir día a día. Muchas de ellas quedaron en el camino, y aunque no eran situaciones agradables de recordar, Neus se prometió no olvidar nada para dar a conocer al mundo aquel no-mundo y dar voz a las mujeres caídas, si conseguía sobrevivir. El humano relato termina con las dificultades de rehacer su vida tras la liberación e intentar volver a la normalidad después de ser liberada, manteniendo siempre su lucha política.
Actualmente Neus tiene 97 años, ha podido volver a Catalunya y aunque el cuerpo ya no le responde como le gustaría por la edad y las secuelas de los campos de exterminio, sorprende oírla hablar con claridad y rotundidad. Obtuvo la Creu de Sant Jordi de la Generalitat en 2005 y fue nombrada catalana del año en 2006. En YouTube podéis ver una entrevista suya para el programa “El Convidat” (45′, en catalán).
Aquí, Neus cuenta algunas experiencias (castellano):

El libro se puede conseguir mañana con el Periódico por sólo 9,95€, junto con una rosa y un par de bombones.

Enlaces:

Ficha del libro (versión castellana)
Ficha del libro (versión catalana)
Memorial que toma el testigo de Neus: Amical Ravensbrück
Supervivientes españolas en el infierno nazi (El País)
Entrevista en El Periódico “Fuimos las olvidadas entre los olvidados”

Relacionado en el blog:
Médicos nazis

Melody Gardot, una historia de superación personal

Sin duda, uno de mis mejores descubrimientos musicales de todos los tiempos es Melody Gardot, de la cual os hablé hace ya más de dos años. Un nuevo concierto en mi ciudad, fue la excusa perfecta para investigar más sobre ella y de paso, de llevarme un autógrafo sin esperarlo ya que se ofreció a firmar discos al terminar.
De cerca, Gardot parece mayor, por sus gestos, y sobretodo por su actitud. Pero tan sólo cuenta con 27 años y está más que consolidada como una de las mejores voces del jazz contemporáneo.

La Gardot es de ésas que cuando canta, deja en silencio a los cientos de espectadores que haya en la sala. Y es admirable no sólo por su voz prodigiosa, además toca el piano, la guitarra y compone la mayoría de sus canciones. Su segundo disco, My One and Only Thrill, es sencillamente exquisito.
Por si fuera poco, Melody es una superviviente gracias a su lucha personal y su refugio en la música. Con sólo 19 años su vida cambió radicalmente y desde entonces, ve el mundo tras unas gafas oscuras y camina apoyada en un bastón, objetos que ha convertido elegantemente en su sello personal encima del escenario. Mientras circulaba en bici fue arrollada por un todoterreno que se saltó un semáforo en rojo y estuvo a punto de morir. Sufrió doble fractura de pelvis, daños en la columna y traumatismo craneoencefálico. Estuvo un año hospitalizada en estado vegetativo, y después de eso pasó por una larga rehabilitación durante la cual llevaba una máquina que le iba administrando analgesia. Pero no sólo fue el dolor: tuvo que volver a aprender a caminar (le llevó casi dos años), a cepillarse los dientes y muchísimas más tareas, ya que los daños cerebrales fueron muy graves, incluyendo amnesia a largo y corto plazo, incapacidad y transtornos del habla, e hipersensibilidad a la luz y a los sonidos.

Como de pequeña había mostrado interés por la música de forma amateur, el médico le recomendó que la usara como terapia para su recuperación. Melody, que ni siquiera podía permanecer mucho rato sentada (mucho menos tocando un piano), aprendió a tocar la guitarra y a componer sus canciones, que solía grabar ya que las olvidaba con facilidad. De allí nació su primer EP, “Some Lessons: The Bedroom sessions”, que le abrió las puertas de su recuperación y del mundo de la música. A él le siguió “Worrisome Heart“, y el ya mencionado “My One and Only Thrill”.
Actualmente se encuentra en promoción de “The Absence“, en el que ha dejado un poco de lado el jazz para explorar música inspirada desde los desiertos de Marruecos a las calles de Lisboa o Buenos Aires. Todavía sufre dolores y a veces reconoce despertarse y no saber qué tenía que hacer ese día, pero como ella dice,

“Si valgo para esto es porque el jazz nace del blues, el blues proviene del dolor y de dolor yo sé bastante”

Enlaces de interés: 
Fuentes:

Vomitemos

Vean y juzguen.

En unos días me quedo sin tele. Qué alegría, porque parece que ya empieza la campaña navideña. Dos meses antes, para ir comiendo la olla a los críos y crías. Los anuncios para niñas se iban sucediendo, con el puto color rosa como protagonista. Que es bonito, el pobre, pero te da un empacho de rosa chicle y lo asocias a estos juguetes que refuerzan los roles tradicionales.
Todos daban bastante ascazo. Desde el kit para ser “doctora de bebés” (no perderse la felicidad de la heteroparejita que acaban de tener al Nenuco… ¿con 8 años?), un centro para hacer batidos, donde las niñas los preparan y los niños se los beben con ellas, hasta las barbies superfashion (vístete como un putón),o las “quiero ser” (profesora, enfermera…) por supuesto. Al igual sacan la barbie policía, bombera, o piloto de fórmula 1. Aunque he decir que existen las Barbis mosqueteras, con objetivo salvar al Príncipe. Bueeeno, algo es algo. Que no digo que haya que darle la vuelta a las tornas, solamente algo más neutral, o niños y niñas anunciando muñecas, coches o lo que sea, pero no siguiendo los estereotipos. Pero las arcadas más grandes me las ha provocado el carrito picnic de Nenuco.

Que el carrito pic nic de Nenuco haga comportarse a las niñas como unas marujas, que se besan al aire, que se dedican a cocinar y pasear al muñeco, y lo peor, que cotilleen lo hortera que va la otra niña me parece de juzgado de guardia. Ya veo la versión masculina: mientras las maris ponen verde a su amiga, el niño estará en el bar viendo el fútbol y rascándose los huevos con los amigotes.

Posts relacionados:
Juguetes sexistas: géneros y roles
Imagina ser…

Volando con un horizonte irisado

Algunas de las cosas más fascinantes que se pueden ver y experimentar, suceden al volar.

Puedes atravesar las nubes, elevarte por encima de ellas y dejar la lluvia para los que se quedan en tierra.

Puedes ver cuan pequeñas e insignificantes son esas grandes construcciones, las carreteras, el chalet de lujo, el cochazo y el yate de turno.

Puedes reconocer la líniea de costa conocida y ajena, ver hasta qué punto está plegada la tierra en cadenas montañosas, como si de una maqueta escolar se tratara.


Otear el horizonte y descubrir la curvatura de la tierra y el degradado de colores de la atmósfera hacia el oscuro, aún muy lejano, del espacio.

Con suerte, volar durante la puesta de sol, ver a un lado su disco rojo y al otro, un arco iris gigante donde el rojo empieza con el horizonte y se funde con el oscuro mar, mientras naranjas, amarillos, verdes y azules intentan escaparse hacia un violeta que el ojo humano no puede detectar.

Visión bicolor

¿Habéis detectado esto alguna vez? Si miras con ojo, ves los colores en un tono más verdoso/azul, mientras que con el otro ves en tonos más rojizos. Se nota más si miras alternativamente con un ojo y otro y con luz natural. En mi caso veo más rojo con el derecho y más azul con el izquierdo. Donde más claro lo he visto alguna vez es en la playa, donde hay bastante cantidad de luz.

¿Lo habéis probado alguna vez? Si lo estáis probando ahora, ¿a vosotros os pasa? (hay que tener luz suficiente, vista relajada y mirar hacia colores donde se pueda detectar).
No sé si sólo soy yo o una condición de la visión humana… en todo caso me recuerda mucho a las gafas 3D, que llevan precisamente estos colores. ¿Tendrá algo que ver? ¿Por qué pasa esto? ¿Cómo funcionan estas gafas? ¿Podrían ser de colores diferentes si la imagen que mostraran estuviera hecha con esos otros dos colores?

kissu

Vergüenza ajena

Atención al comportamiento del baboso, no quiero ni imaginar todo el programa. Por mucho guión que sea y mucho cachondeíto, el rollo macho ibérico da asco. Aunque las azafatas estén contratadas para enseñar palmito (de ahí saldría otro debate) y abrir un sobre, debería haber ciertos límites.

Hasta que se encuentra a una que le para los pies. ¡Ole tú!