LUZ ECLIPSA BARCELONA EN EL LICEU

Eclipse de Sol, la llegada de la primavera y la reaparición en el Liceu de Barcelona de una de las grandes de la música mundial: Luz Casal. Ayer 20 de marzo fue un día y noche de emociones, sin duda. En el marco del Suite Festival, y después de un año tras la presentación de su último disco en Barcelona, Almas Gemelas, Luz nos ofreció un concierto especial donde se pudieron escuchar algunas canciones que hacía tiempo que no disfrutábamos en directo: Gracias a la vida, Inesperadamente, Negra Sombra… A medida que avanzaba la primera parte, con una escenografía acogedora (sofá, luces de ambiente, y mobiliario que evocaba la mejor sala nocturna para disfrutar jazz o blues en directo), no podía dejar de pensar: temazo. Temazo. ¡Otro temazo! No había ninguna canción digna de descarte, aunque cada uno tengamos nuestros gustos personales. Incluso con Negra Sombra, canción que no suele despertarme más allá, se me erizaron hasta los vellos de las piernas.

luz casal liceu 2015 jose irun foto

Y es que una de las cosas más potentes de asistir a un concierto de Luz, es el silencio sepulcral en el que se sumerge el público y escuchar únicamente su voz, la música, y notar como se te mete dentro. Observar el pausado movimiento de su cabeza y sus inmensos brazos, como si de un momento a otro se fueran a extender hasta el infinito y abarcaran todo el escenario y público. Cuando ella canta, todos escuchan. Se respira un gran respeto y a la vez una gran cercanía cada vez que ella regala una de sus sonrisas o alguna palabra cómplice. Y aunque Luz ayer no ofreció jazz (que podría) fue saltando de estilo en estilo para que cada uno de nosotros disfrutara a lo grande en todo momento.

Foto de @JoseIrunFoto

Tras una primera parte más intimista, que por mí podría haber durado toda la noche, dio paso a un escenario más despejado donde moverse a sus anchas con sus clásicos rockeros, desde No aguanto más (1982) hasta Si vas al olvido (2013) pasando por baladones como Besaré el suelo, Te dejé marchar o Es por ti, versión de Boig per tu de Sau que cada vez que canta en catalán el público nos volvemos locos de agradecimiento. Sí, esta parte también podría haber durado toda la noche. En algunos momentos vi a la Luz de los 90, será por el pelo, que lo lleva más largo de lo que nos tiene acostumbrados últimamente, será porque sigue con la misma fuerza vocal y corporal que ya quisiéramos algunos.

Pero todo lo bueno se acaba, para que te quedes con ganas de más. Luz nos regaló unas dos horas de mezcla de sentimientos, de vuelta al pasado, de consciencia del presente, de deseo de futuro. Y que siga por muchos años más, porque si así se siente la resaca al día siguiente, quiero sentirla por mucho tiempo más.

Foto de @JoseIrunFoto

Gracias Luz.

Todas las fotos por @JoseIrunFoto

Anuncios

La Negra. Y punto.

Hace pocos meses que he hecho un nuevo descubrimiento musical. Todo empezó antes de asistir al Festival de la Luz. Me gusta ir a los conciertos teniendo un mínimo conocimiento de alguna canción… y entonces me topé con La Negra, nombre artístico de Amparo Velasco. La primera canción que escuché fue Inevitable.

  
Y fue inevitable querer descubrir más de ella. He de reconocer que el tipo de música que hace no es de la que suelo escuchar, pero me metí en vena sus dos discos, La Negra y La que nunca…
¿Quién era esa mujer de pelo imposible y por qué no había oído hablar nunca de ella?
Ya en Boimorto, pudimos verla un concierto de calidad, que muy a mi pesar, disfruté a medias por el sofocante calor, el cansancio acumulado, el formato abierto del Festival… pero tuve claro que quería volver a ver a la Negra. Y para qué hablar del guitarra, Juan Fernández “El Panky”, otro fenómeno…
En el Festival de la Luz, Boimorto
El pasado jueves 7 de noviembre fue la segunda oportunidad. Barcelona, Harlem Jazz Club. Local pequeño, mesas, un escenario con lo justo, una silla para él (El Panky) y un pie de micro y taburete para ella. Y es que La Negra no necesita más. Por no necesitar, no necesita ni el micro. En diversas de ocasiones lo dejó atrás y se acercó al público. 
Podría traer el resto de instrumentación, pero sólo con la voz basta. Porque la Negra es una de esas artistas que no canta, sino que saca el alma por las cuerdas vocales. Y eso, en un acústico de pequeño formato, no se puede ocultar. O no vales o eres una grande. Y ella consigue que aunque su estilo no te sea del todo afín, te lleve a su terreno y agradezcas que haya gente capaz de sentir la música así, porque sólo de este modo es cuando se consigue que transmita multitud de cosas. Es como si se olvidara del público pero teniéndolo presente, se abstrae, lo vive, se entrega, es como si creara de nuevo cada canción. Y siempre que la música lo permite, con una sonrisa en los labios.
Flamenco, jazz, música brasileña, soul, chanson, bossa, fusión de todo ello, voz rota, “tostada”… aunque parezca un tópico, es imposible etiquetarla. Como dice ella, sus canciones no suenan a un estilo u otro, suenan a La Negra.
La Negra y el Panky
Como dice Carmen Salmerón en esta interesantísima entrevista,

“Escuchar las volutas que el aire reinventa en las cuerdas vocales de La Negra, duele. El sonido hiriente penetra a través del pabellón auditivo, monta a horcajadas los neurotransmisores, cabalga por las neuronas hasta el centro de la amígdala. Ese es el momento en el que estamos perdidos. Ese es el momento en el que estamos poseídos.
La voz, y la presencia escenográfica de La Negra, abren puertas de estados mentales insospechados. Destapa la caja de Pandora emocional: pena, gozo, alegría, sensualidad, erotismo, y otras perversiones… “La que nunca…”, es al que escucha, lo que una eclosión de colores al daltónico”.

Conozcan a La Negra, la gitana alicantina que cantaba soul. No se arrepentirán.

Descubriendo a Mäbu

A veces una se echa las manos a la cabeza al darse cuenta de la cantidad de gente de calidad que hay por ahí y que todavía no haya llegado a más público. Os invito a seguir leyendo y a conocer al grupo Mäbu.
La primera vez que escuché a Mäbu fue en la publicidad de Spotify. Me pasó algo que pocas veces (me) pasa en música: que con escuchar una canción una sola vez, ya te guste y no puedas sacártela de la cabeza porque te ha hecho sentir algo. Y piensas: ¡Qué buena es! La canción en cuestión era Hallo, os animo a escucharla:

Normalmente, hay que escuchar repetidas veces una canción para que te guste mucho. O te la repiten hasta la saciedad hasta que te crees que te gusta (véanse radiofórmulas con grupos prefabricados que suenan todos igual). Con Mäbu tenía ese miedo, que fuera lo de siempre (no soy mucho de grupos españoles cercanos al pop), así que reconozco que no me adentré mucho en su EP Hallo.
Pero como dice un comentarista del vídeo en Youtube, Mäbu tienen extraños poderes. Puede no ser tu estilo e ir inevitablemente por ahí tarareando sus canciones a todas horas.
El 4 de febrero de 2011 fue una noche memorable, Luz regresaba a los escenarios después de superar su segundo cáncer, y para Madrid que nos fuimos. Y Mäbu también estaban allí, actuando de teloneros, aunque llegamos tarde y sólo llegamos a la última canción… Hallo. Empezamos a comentar con los amigos-frikis-de-ir-de-concierto: “qué bien suenan, qué maja la chica ésta” y otras cosas del estilo señoras que.
Buenos días, primer disco de Mäbu
Por fin Mäbu sacó su primer LP, lo escuché en Spotify pero no le presté la atención que merecía. O eso pensaba yo, porque en septiembre del 2012 fuimos más lejos, hasta Boimorto, para asistir al Festival de la Luz y Mäbu allí estaban… y me sonaba cada canción como si la hubiera escuchado cientos de veces, aunque en el fondo no me las sabía. Y descubrí que Mäbu no era sólo pop, ni sólo rock, ni sólo folk ni… ni idea vaya, yo de estilos musicales poco alcanzo, sólo sé que eran 3 y parecía que eran 7 tocando, que sonaban de puta madre, que tenían un estilo propio, que María transmitió un buen rollo increíble y además… escriben sus propias canciones. Ahora cada vez que escucho su disco Buenos Días evoco ese especial fin de semana. Además de Hallo, Con Mi Voz es una de mis preferidas. Los vídeos están igual de cuidados que las canciones y los diseños de sus discos.

¿Cómo podía ser que los conociera tan poca gente?
Los seguimos hasta Valencia para el segundo aniversario del fantástico bar/restaurante, Pincho Y Corto (os lo recomiendo mucho, comed ahí y luego me lo contáis) y pudimos constatar que tienen algo que pocos conservan en este mundillo: humildad, espontaneidad, transparencia, sencillez, autenticidad, cercanía con el público, como lo queráis llamar.
¿No os encanta la portada?
El segundo disco Detrás de las luces estaba al caer y éste sí que lo esperé con impaciencia. Y no os dejéis engañar por los vídeos anteriores y penséis que Mäbu sólo tiene canciones de buen rollo. Lo volvieron a hacer con su segundo single, Memoria, de un palo totalmente distinto: fue amor a primera vista (y escucha).
Personalmente este segundo disco me gusta más en su conjunto, no hay ni una canción que tenga desperdicio. A mi parecer la voz de María ha ganado en personalidad, la acompañe con guitarra o ukelele. Txarlie ahora te toca una guitarra de 6 cuerdas, como una de 12, que hace los bajos o se mete con los teclados, y César en un momento se monta su batería y percusiones y te saca millones de ritmos con distintos objetos, algunos de fabricación propia.
El primer single de Detrás de las luces tampoco se quedó atrás, De Negro Y Amarillo. Pero es que también es fantástica la canción que abre y da nombre al disco (instrumental), la segunda (Caimán), la quinta (Paralelo)…

En la copia digital del disco en iTunes Store se incluye además una versión acústica de una de mis preferidas, la mencionada Caimán. También la podéis escuchar en Spotify. Ah, y Paralelo, otra delicia…

El 7 de junio tocan en Barcelona, así que quien me conozca iros preparando porque me acompañaréis, ¿verdad? Para los que os quede lejos, podéis consultar otras fechas y ciudades en su web oficial.
Por una vez, ¡bendita publicidad en Spotify! Y decidí no hacerme una cuenta Premium por si algún día descubría algo como Mäbu, cosa que aún no ha sucedido.

Encuentra a Mäbu en:

Web oficial
Facebook
Twitter
YouTube
Spotify

Melody Gardot, una historia de superación personal

Sin duda, uno de mis mejores descubrimientos musicales de todos los tiempos es Melody Gardot, de la cual os hablé hace ya más de dos años. Un nuevo concierto en mi ciudad, fue la excusa perfecta para investigar más sobre ella y de paso, de llevarme un autógrafo sin esperarlo ya que se ofreció a firmar discos al terminar.
De cerca, Gardot parece mayor, por sus gestos, y sobretodo por su actitud. Pero tan sólo cuenta con 27 años y está más que consolidada como una de las mejores voces del jazz contemporáneo.

La Gardot es de ésas que cuando canta, deja en silencio a los cientos de espectadores que haya en la sala. Y es admirable no sólo por su voz prodigiosa, además toca el piano, la guitarra y compone la mayoría de sus canciones. Su segundo disco, My One and Only Thrill, es sencillamente exquisito.
Por si fuera poco, Melody es una superviviente gracias a su lucha personal y su refugio en la música. Con sólo 19 años su vida cambió radicalmente y desde entonces, ve el mundo tras unas gafas oscuras y camina apoyada en un bastón, objetos que ha convertido elegantemente en su sello personal encima del escenario. Mientras circulaba en bici fue arrollada por un todoterreno que se saltó un semáforo en rojo y estuvo a punto de morir. Sufrió doble fractura de pelvis, daños en la columna y traumatismo craneoencefálico. Estuvo un año hospitalizada en estado vegetativo, y después de eso pasó por una larga rehabilitación durante la cual llevaba una máquina que le iba administrando analgesia. Pero no sólo fue el dolor: tuvo que volver a aprender a caminar (le llevó casi dos años), a cepillarse los dientes y muchísimas más tareas, ya que los daños cerebrales fueron muy graves, incluyendo amnesia a largo y corto plazo, incapacidad y transtornos del habla, e hipersensibilidad a la luz y a los sonidos.

Como de pequeña había mostrado interés por la música de forma amateur, el médico le recomendó que la usara como terapia para su recuperación. Melody, que ni siquiera podía permanecer mucho rato sentada (mucho menos tocando un piano), aprendió a tocar la guitarra y a componer sus canciones, que solía grabar ya que las olvidaba con facilidad. De allí nació su primer EP, “Some Lessons: The Bedroom sessions”, que le abrió las puertas de su recuperación y del mundo de la música. A él le siguió “Worrisome Heart“, y el ya mencionado “My One and Only Thrill”.
Actualmente se encuentra en promoción de “The Absence“, en el que ha dejado un poco de lado el jazz para explorar música inspirada desde los desiertos de Marruecos a las calles de Lisboa o Buenos Aires. Todavía sufre dolores y a veces reconoce despertarse y no saber qué tenía que hacer ese día, pero como ella dice,

“Si valgo para esto es porque el jazz nace del blues, el blues proviene del dolor y de dolor yo sé bastante”

Enlaces de interés: 
Fuentes:

Una cita con Nancys Rubias

Inicialmente este iba a ser un post para comunicar que ya podemos disfrutar el nuevo disco de Nancys Rubias, Una cita con Nancys Rubias, cuyo primer single podéis ver y escuchar en el vídeo de final del post. He seguido a las Nancys desde sus inicios (aunque no me autodenomine fan), la primera vez que las vi fue en el primer concierto de Fangoria al que asistí, durante la gira Varietés, que también me descubrió a La Prohibida. Desde entonces he repetido, ya fuera de teloneras de Fangoria, durante las fiestas del Orgullo en Madrid o en la Dancing Queen de Razzmatazz.

Pero yo, que de vez en cuando me desconecto del mundo y de las noticias en general, para no ser tan infeliz con las desgracias de los demás que ya tengo suficiente con lo mío (sí, la estrategia del avestruz) buscando información para el post, me encuentro con la noticia que La Verdadera Nancy Rubia, Susie Pop, murió en noviembre. Y yo me entero ahora. Shock. Para mí la verdadera Nancy Rubia era la más auténtica, si exceptuamos a Nancy Anoréxica (Mario Vaquerizo), pues me transmitía no sé qué, el alma y filosofía de lo que debe ser una Nancy Rubia, y eso se palpaba en el escenario. Desgraciadamente, llevó esa filosofía hasta el extremo, y en alguna que otra foto la veía cada vez más perjudicada, pero a menudo olvidas que la gente del papel cuché son personas de carne y hueso. La hipótesis que cobró más fuerza es que se suicidó desde el viaducto de Segovia, en Madrid. Paradojas de la vida, en una de las canciones del primer disco de las Nancys, In & Out, cantaban: Out, las ferias del ganado y tirarse por el viaducto.

Será raro volver a ver a las Nancys Rubias sin, para mí, su alma mater (con permiso de Mario) La Verdadera Nancy Rubia.

“A Susie Pop, que no es hombre, ni mujer ni travesti, ni falta que le hace. Es mi niña”. (Alaska)

Thank you for the music

Esto sólo pretende ser una lista personal, que iré actualizando, sobre los cantantes y grupos que he visto en directo. Entre paréntesis, las veces que los he visto si he repetido. En interrogante, es que he sido tan reincidente que he perdido la cuenta. Y si me acuerdo… los lugares.

– Elefantes. Sala Salamandra. BCN
– Luz Casal (?). España y Francia.
– Rosana (3). Palau de la Música, Plaza Catalunya, Luz de Gas. BCN
– Fito y Fitipaldis (2). Razzmatazz y Palau Sant Jordi. BCN
– Doro (2). Sala Bikini. BCN
– Pastora (?). La Maquinista, Faktoria d’Arts (Terrassa), Salamandra, Hard Rock Café (BCN), Cornellà…
– Tom Jones. Palau Sant Jordi. BCN
– Madonna. Palau Sant Jordi. BCN
– Eric Clapton. Palau Sant Jordi. BCN
– Fangoria (?). Barcelona, Madrid, Sabadell y Girona.
– Nancys Rubias (2 o 3). BCN
– Leopardo No Viaja. Sabadell. (Teloneras Fangoria)
– DJ Yerbabuena. Sant Jordi Club. BCN. Telonera Fangoria.
– Silvia Superstar. Sant Jordi Club. BCN. Telonera Fangoria.
– La Prohibida (3). Barcelona, Valencia y Madrid.
– La Terremoto de Alcorcón. Sala Movistar. BCN
– Miranda. Sala Movistar. BCN
– Duffy. Razzmatazz. BCN
– La Teoría del Taburete (3-4). BCN
– Sopa de Cabra. La Copa. Girona
– Brams (2). Roses i…
– Morcheeba (2). Apolo y Espacio Movistar. BCN
– Rosendo. Plaza de Toros. Lorca.
– Mónica Naranjo (3). Palau d’esports de Badalona, Auditori (2). BCN
– Ana Torroja (cantando Mecano). Palau Sant Jordi. BCN
– Marlango (4). Auditori Sant Cugat, Plaua de la Música (2), Liceu de BCN
– Chavela Vargas. Palau de la Música. BCN
– Bunbury. Palau de la Música. BCN
– Jackson Browne/David Lindley. Palau de la Música. BCN
– Melody Gardot. Palau de la Música. BCN
– Mägo de Oz (2). Palau de la Vall d’Hebron y La Farga Hospitalet.
– Tarja (2). Salamandra. BCN
– Lax ‘N Busto. Pavelló de Fontajau. Girona.
– Extremoduro. Parc del Fòrum. BCN. 6.10.12