Médicos nazis III: Herta Oberheuser

Herta (1911-1978) ejerció su especialidad (dermatología) en el campo de concentración para mujeres de Ravensbrück bajo la dirección de Karl Gebhardt.
Sus experimentos fueron de los más dolorosos practicados por estos médicos; se basaban principalmente en infringir heridas a los prisioneros e infectarlas para simular las heridas de los soldados alemanes que combatían en el frente. Para ello se valía de madera, clavos oxidados, astillas de cristal, suciedad y serrín.
También experimentó con niños, llegando a inyectarles aceite y evipan (Hexobarbital, un barbitúrico) para extirparles luego los miembros y órganos vitales. De la inyección a la muerte se tardaban unos 3-5 minutos, siendo conscientes las víctimas de sus efectos hasta el último momento.
En 1946 en Nuremberg comenzó el juicio contra los nazis que realizaron estas “experiencias médicas”. Herta fue la única mujer del grupo de los 15 médicos hallados culpables y sentenciada a 20 años de cárcel, aunque consiguió la libertad a los diez años por buena conducta (manda huevos). Volvió a ejercer la medicina como médico de familia (qué miedo) en Stocksee, Alemania, pero no se le quitó la licencia para ejercer hasta 1958, cuando una superviviente de Ravensbrück la reconoció.

Fuentes y enlaces:
El Gran Capitán (foros)
Años luz
Wikipedia (inglés)

Posts relacionados:

Médicos nazis I: Josef Mengele
Médicos nazis II: Carl Clauberg
Tortura

Médicos nazis II: Carl Clauberg


Nació en 1898 en Wuppertal. Carl Clauberg sirvó a su país en la Primera Guerra Mundial como soldado de infantería, aunque más tarde estudió medicina. En 1933 es nombrado catedrático en la especialidad de ginecología en la Uinversidad de Königsberg lo que le permite convertirse en médico de las SS.

En 1943 le otrogaron el bloque 10 del campo de concentración de Auschwitz para sus experimentos. Éstos se basaban en encontrar una forma barata y eficiente de esterilización en las mujeres. Para ello Clauberg optó por mujeres casadas de 20 a 40 años que ya hubiesen sido madres. Su método se basaba primero en la inyección de una sustancia opaca para poder determinar mediante rayos X si no existía obstrucción anterior o alteración en el aparato reproductor femenino. A continuación les inyectaba en el útero sustancias corrosivas como formalina, que a veces inyectaba con novocaína (procaína). La inyección era practicada en tres etapas, repartidas en varios meses. El objetivo era obstruir las trompas de Falopio para que de esa forma, fuese imposible la reproducción. Muchas mujeres murieron debido a las complicaciones, otras sufrieron la enfermedad inflamatoria pélvica (peritonitis, inflamación de ovarios, trompas de Falopio y útero, fiebre) que puede provocar la muerte sin tratamiento.

Se estima que Clauberg realizó experimentos de esterilización en más de 700 mujeres, por lo que fue juzgado en 1948 y condenado a 25 años de prisión. En 1955, se le concedío la amnistía. Clauberg nunca mostró arrepentimiento de sus actos ya que se mostraba orgulloso de los resultados científicos obtenidos. En 1955 fue nuevamente detenido pero falleció en 1957 justo antes de ser procesado.

Fuentes y enlaces:

Segunda Guerra Mundial
Historia de las campañas de esterilización forzada

Post relacionados:

Médicos nazis I: Josef Mengele
Médicos nazis III: Herta Oberheuser
Tortura

Médicos nazis I: Josef Mengele

Nota: Algunas fotografías duras, en lugar de mostrarse directamente, se pueden ver mediante los enlaces incluídos en el post, para evitar herir la sensibilidad de algunos lectores.
Josef Mengele (1911-1979) fue médico en el campo de concentración y exterminio de Auschwitz, donde realizó experimentos con seres humanos que ocasionaban la muerte de los mismos en la mayoría de los casos. Se le apodaba como Beppo y el Ángel de la muerte.

Fue durante su estancia de 21 meses en Auschwitz cuando el doctor Mengele alcanzó la fama, ganándose el apodo de “Ángel de la muerte”. Cuando los vagones de tren repletos de prisioneros llegaban a Auschwitz II, con frecuencia Mengele esperaba en el andén junto a otros médicos para seleccionar a los más aptos para el trabajo y la experimentación (mujeres jóvenes y hombres de evidente buen estado de salud), así como quiénes serían enviados inmediatamente a las cámaras de gas (ancianos, niños, mujeres embarazadas e incapacitados).

Las investigaciones de Mengele tenían un fin claramente demarcado: lograr la absoluta perfección de la raza aria y asegurar su reproducción. El interés de Mengele en el genotipo humano rubio de ojos azules es curioso, pues ni él ni sus superiores respondían a esa descripción.

Muy pocas veces Mengele demostró humanitarismo respecto de alguno de los condenados, e incluso mató personalmente a algunos cautivos por desobedecer las reglas. Se llegaron a conocer casos de perversión sexual practicada con las mujeres, azotando los pechos con un látigo o realizando defenestraciones que invalidaban a las muchachas que, tarde o temprano, terminarían en las cámaras de gas.
Muchas veces en los vagones en que se traía a los condenados quedaban cadáveres de madres con sus hijos aún vivos, y Mengele ordenaba lanzar esas criaturas directamente al horno de la lavandería para que sirvieran de combustible. Más tarde cambió de actitud: permitió a las embarazadas dar a luz, y los bebes nacidos eran confiscados para ir a dar a una sala de experimentación en otro lugar del campo.

Los gemelos resultaban particularmente interesantes para Mengele. Las personas objeto de los experimentos, en caso de sobrevivir, fueron casi siempre asesinados para su posterior disección. Prácticamente todos sus experimentos carecían de valor científico. Incluyeron, por ejemplo:
  • Ordenar a las madres parturientas que se les vendase el pecho para que no amamantaran a su bebés. Recopilaba datos sobre la muerte por inanición de los infantes.
  • Intentos de cambiar el color de los ojos mediante la inyección de sustancias químicas en los ojos de niños, amputaciones diversas y otras cirugías brutales y, al menos en una ocasión, un intento de crear siameses artificialmente mediante la unión de venas de hermanos gemelos. Mengele extraía los ojos a sus víctimas y los colocaba en una pared como un muestrario de las variedades heterocromas que existían.
  • Intentó también por la vía química cambiar el color de pelo de los internos mediante la aplicación de dolorosas inyecciones subcutáneas y en algunos casos realizó castraciones y experimentos en la médula espinal dejando paralizados a los intervenidos.
  • En cooperación con otros médicos, Mengele intentó también buscar un método de esterilización masiva: muchas de las víctimas fueron mujeres a las que se les inyectaba diversas sustancias por la vagina, sucumbiendo muchas de ellas o quedándose estériles en muchos otros casos.
  • Experimentos sumergiendo en agua helada a internos fuertes para observar sus reacciones ante la hipotermia.
  • Sometiendo personas a cambios de presiones extremas. Los individuos perecían en medio de horrorosas convulsiones por excesiva presión intracraneana.
  • Experimentos con gitanos y judíos que tenían enfermedades hereditarias de enanismo, síndrome de Down, siameses y otras afecciones e incluso con mellizos, diseccionándolos vivos y sumergiendo luego sus cadáveres en una tina con un líquido que consumía las carnes, dejando libres los huesos. Los esqueletos eran enviados a Berlín como un macabro muestrario de la degeneración física de los judíos.
  • Hacía vivisecciones, para estudiar los límites de resistencia a los traumas y el dolor en los seres humanos. Una vivisección, es lo mismo a hacer la autopsia en un ser vivo. De más está decir que lo hacía con la persona consciente y sin anestesia… Obviamente, nadie sobrevivía. De esta forma, los experimentos de Mengele cobraron hasta 60 víctimas diarias.

Después de la caída de Alemania, consiguió huir y nunca fue detenido, viviendo impunemente hasta su muerte.

Fuentes y enlaces :
El Ángel de la Muerte
Cámara de Tortura
Wikipedia
CANDLES: gemelos supervivientes

Posts relacionados:
Médicos nazis II: Carl Clauberg
Médicos nazis III: Herta Oberheuser
Tortura