¿Aún no sabes qué es el test de Bechdel?

Alison Bechdel es una dibujante de cómics, de los cuales quizá el más conocido haya sido Unas bollos de cuidado (Dykes To Watch Out For). En 1985, en una de esas tiras un personaje no veía películas que no cumplieran tres sencillos requisitos:
TheBechdelTest
– En la película deben aparecer almenos dos mujeres (que tengan nombre).
– Esas mujeres tienen que hablar entre ellas.
– El tema de conversación puede ser cualquier cosa que no sea un hombre.
Se pueden activar subtítulos clicando 
en la parte derecha inferior del vídeo

Parece fácil, pero películas de sobra conocidas no superan el test: El Señor de los Anillos (las tres), La Guerra de las Galaxias (las tres originales), Avatar, el Padrino, Vértigo, Pulp Fiction, Piratas del Caribe, Los Cazafantasmas

El test no está basado en ningún estudio que determine si una película es machista o no por no cumplir los requisitos. Ni significa que una película sea buena o mala o que por no superar el test no vaya a agradar a ambos sexos. Pero que las que no lo superan tripliquen a las que sí, indica que hay un sesgo de género real en los productos culturales, el cine en el caso que nos ocupa.
Ni la propia autora podía imaginar la repercusión que tendría esa regla 30 años después, pero sí que da una idea sobre cómo son representadas las mujeres en las películas. Y la mayoría, no salen muy bien paradas. O directamente, no salen. Si tienen algun anhelo, suele ser un hombre. Aunque sea ficción, el cine es una representación de la realidad, y por lo tanto, es importante cómo somos representadas las mujeres y qué roles tenemos en la gran pantalla. Pero el tema de los referentes ya es para otro post.

Fuentes y enlaces:

Lista de películas analizadas (ya pasa de 5.000 títulos).
Las grandes películas de Hollywood, suspendidas en el test de sexismo (EL País)
El Test de Bechdel: cómo saber si una película es machista (Cinemanía)
Página de Facebook

Vomitemos

Vean y juzguen.

En unos días me quedo sin tele. Qué alegría, porque parece que ya empieza la campaña navideña. Dos meses antes, para ir comiendo la olla a los críos y crías. Los anuncios para niñas se iban sucediendo, con el puto color rosa como protagonista. Que es bonito, el pobre, pero te da un empacho de rosa chicle y lo asocias a estos juguetes que refuerzan los roles tradicionales.
Todos daban bastante ascazo. Desde el kit para ser “doctora de bebés” (no perderse la felicidad de la heteroparejita que acaban de tener al Nenuco… ¿con 8 años?), un centro para hacer batidos, donde las niñas los preparan y los niños se los beben con ellas, hasta las barbies superfashion (vístete como un putón),o las “quiero ser” (profesora, enfermera…) por supuesto. Al igual sacan la barbie policía, bombera, o piloto de fórmula 1. Aunque he decir que existen las Barbis mosqueteras, con objetivo salvar al Príncipe. Bueeeno, algo es algo. Que no digo que haya que darle la vuelta a las tornas, solamente algo más neutral, o niños y niñas anunciando muñecas, coches o lo que sea, pero no siguiendo los estereotipos. Pero las arcadas más grandes me las ha provocado el carrito picnic de Nenuco.

Que el carrito pic nic de Nenuco haga comportarse a las niñas como unas marujas, que se besan al aire, que se dedican a cocinar y pasear al muñeco, y lo peor, que cotilleen lo hortera que va la otra niña me parece de juzgado de guardia. Ya veo la versión masculina: mientras las maris ponen verde a su amiga, el niño estará en el bar viendo el fútbol y rascándose los huevos con los amigotes.

Posts relacionados:
Juguetes sexistas: géneros y roles
Imagina ser…

Problema a resolver

Normalmente los mails reenviados que me llegan los repaso rápidamente si tengo tiempo y corto ahí la plaga. Pero el otro día me llegó uno que no había leído nunca, y aunque algunos ya lo conoceréis, para los que no, me gustaría plantear el problema que expone. Daré la solución en el mismo post, porque esperar a mañana sería dar tiempo a los tramposos…. Allá vamos….

“Antonio, padre de Roberto, un niño de 8 años, sale conduciendo desde su casa en Madrid y se dirige rumbo a Valencia. Roberto, va con él.

En el camino se produce un terrible accidente. Un camión, que venía de
frente, se sale de la autopista y embiste de frente al auto de Antonio. El impacto mata instantáneamente a Antonio, pero Roberto sigue con vida.

Una ambulancia de Valencia llega casi de inmediato, advertida por
quienes fueron ocasionales testigos, y el niño es trasladado al hospital.

No bien llega, los médicos de guardia comienzan a tratar al niño con mucha
dedicación pero, luego de intercambiar opiniones y estabilizarle las
condiciones vitales, deciden que no pueden resolver el problema de
Roberto. Necesitan consultar. Además, advierten el riesgo de trasladar al
niño y, por eso, deciden dejarlo internado allí, en Valencia.
Luego de las consultas pertinentes, se comunican con el Hospital de Niños de
Madrid y finalmente conversan con una eminencia en el tema a quien ponen
en conocimiento de lo ocurrido. Como todos concuerdan que lo mejor es dejar a Roberto en Valencia, la eminencia decide viajar directamente desde Madrid hacia allá. Y lo hace.

Los médicos del lugar le presentan el caso y esperan ansiosos su opinión.
Finalmente, uno de ellos es el primero en hablar: ‘¿Está usted en condiciones de tratar al niño?’, pregunta con un hilo de voz.

Y obtiene la siguiente respuesta:

– ‘¡Cómo no lo voy a tratar si es mi hijo!’.

Bien, hasta aquí, la historia. Está en ti el tratar de pensar una manera
de que tenga sentido. Como no compartimos la habitación, o donde sea que
estés, te insisto en que no hay trampas, no hay nada oculto. Y antes de
que leas la solución, quiero agregar algunos datos:

a) Antonio no es el padrastro.
b) Antonio no es cura.

AHORA SÍ, TE DEJO EN COMPAÑÍA DE TU IMAGINACIÓN. ESO SÍ, TE SUGIERO QUE
LEAS OTRA VEZ LA DESCRIPCIÓN DEL PROBLEMA Y, CRÉEME, ES MUY, MUY SENCILLO.

SOLUCIÓN MÁS ABAJO (lee sólo cuando desistas del intento)

Solución

Lo notable de este problema es lo sencillo de la respuesta.
La solución es que la eminencia de la que se habla, es
la madre. Este punto es clave en toda la discusión del problema. Como se
advierte (si quieres vuelve y relee todo), nunca se hace mención al sexo
de la eminencia. En ninguna parte.

Pero nosotros tenemos tan interiorizado que las eminencias tienen que ser
hombres que no podemos pensarla mujer.
Y esto va mucho más allá de que puestos ante la disyuntiva explícita de decidir si una eminencia puede o no puede ser una mujer, creo que ninguno de nosotros dudaría en aceptar la posibilidad tanto en una mujer como en un hombre.

Sin embargo, en este caso, falla. No siempre se obtiene esa respuesta.

Más aún: hay muchas mujeres que no pueden resolver el problema y cuando conocen la solución se sienten atrapadas por la misma conducta machista que condenan.

En fin, creo que es un ejercicio muy interesante para analizar nuestras
propias complicaciones y laberintos internos.

Manifiesto ELLE

Sólo por el hecho de ser hombre ya se tiene más credibilidad, así pues las mujeres en nuestros trabajos tenemos que multiplicar esfuerzos para demostrar que podemos hacerlo bien, que somos igual de capaces a pesar de nuestra imagen, sea buena o mala. Ejemplo famoso: el machismo que tuvimos que y tuvo que aguantar Chacón al ser nombrada Ministra de Defensa, mujer y para más INRI embarazada. Flipar con las noticias relacionadas de este enlace.
Partiendo de esta idea, la revista Elle ha planteado un manifiesto al que os podéis adherir. Vale decir que este tipo de revistas “femeninas” son de todo menos feministas y las aborrezco, pero éste es un tema que da para otro post. La verdad es que llegué a su web buscando a la Bellucci sin Photoshop ni maquillaje extra, otra iniciativa de la revista. (No sé que es más perjudicial para mi reputación, si estar en la web de Elle o reconocer que buscaba a esa mujer digna de admirar).
El manifiesto no servirá para nada, pero los 6 puntos hacen pensar en una realidad que a veces hasta nostras mismas olvidamos de tan interiorizado que está en la sociedad:

1. Respeto a nuestro derecho a mostrar nuestra feminidad, sea cual fuere la forma en la que la entendamos.

2. Libertad para elegir nuestra propia imagen e identidad sin que por ello se cuestionen nuestras capacidades.

3. Que aceptemos que la igualdad existe dentro de la diferencia: ser iguales no quiere decir que nos comportemos de la misma manera.

4. Que se valore nuestro trabajo, nuestro talento y nuestra capacidad de gestión por encima de la imagen que proyectamos.

5. Que desde todos los ámbitos públicos se transmita un ejemplo de lo que debería ser una sociedad verdaderamente igualitaria y que nos comprometamos a ello tanto hombres como mujeres.

6. Que se eviten actitudes sexistas en todos los ámbitos, especialmente en el público y en los medios de comunicación, que tienen una enorme repercusión en la sociedad y crean un efecto altamente negativo que nos afecta a todas y todos.

Eso me ha hecho recordar un vídeo que vi hace poco pero hace un tiempo que corre por internet: Susan Boyle en Tienes Talento de Gran Bretaña, una lección para todos los que tenían prejuicios. Quizá esté preparado, pero a mí me emocionó. Pinchad en el enlace porque no lo puedo incrustar en el post.

Premio si habéis leído hasta aquí: ¿Os pensábais que os iba a dejar sin la foto de la Mónica? La verdad es que la belleza no necesita maquillaje ni Photoshop (vale, la iluminación y el quirófano -¿está operada?- también son importantes, pero tiene ya 44 tacazos).

Aquí las portadas de Eva Herzigova y Sophie Marceau sin PS ni maquillaje extra.

Lavabos mixtos ¿Por qué no?

Algunas veces me he preguntado cuál es el sentido de que en la mayoría de los lugares públicos haya baños separados para cada género (de los tradicionalmente establecidos claro). ¿Cuál es su origen? ¿Para evitar encuentros sexuales?

Yo creo que… lo que se quiera hacer, se hará sea baño de hombre o mujer. Si es por eso, qué pasa con gays y lesbianas? ¿Y con el tercer sexo? ¿Nos tendrían que poner un baño aparte?
Lo que en ese sentido no se quiera hacer… igualmente. No creo que el violador te deje elegir. ¿Por privacidad, pudor? Si hay puertas en cada retrete… no veo el problema.

Muchas mujeres están en contra por temas de higiene… dicen que los hombres són más guarros y que los baños quedarían hechos un asco. Me pregunto a qué baños van ellas, porque los de mujeres muchas veces también dejan mucho que desear… y no es justo generalizar de esa manera (aunque sí es cierto por experiencia propia que los tíos casi nunca tiran de la cadena).

En fin, ¿por qué existen todavía baños separados? ¿Por qué no se establecen baños unisex? O mejor, ¿por qué no se crean baños de género neutral, o sin género?

Si al final, todas hemos ido alguna vez al baño de chicos porque en el de mujeres había una cola inmeeeeensa…

Imagina ser…

Cada temporada navideña me cabreo con los anuncios de juguetes. Porque seguimos igual. Si en nuestras épocas (y todavía hoy), a las niñas se estilaba regalarles cocinitas, simulacros de bebés con cochecito y cuna, y hasta tablas de planchar y cubos con fregona, en el 2009 no nos quedamos cortos. Se siguen regalando los mismos juguetes sexistas, más videojuegos “creados especialmente para chicas en Nintendo DS”. Adivinad cuál es el color predominante de la web antes de pinchar en el enlace. ¡Correcto! El rosa.


Los juegos se titulan “imagina ser…” y a continuación cualquier profesión. Bueno cualquier… Física nuclear, técnica de sonido, arquitecta, astronauta, futbolista… no creo que estén editados. Los títulos os podéis imaginar por dónde van: imagina ser… MAMÁ (tiene delito, además existe el mamá “mira como aprenden”, por si no tenías suficiente con la primera parte), amazona (creo que tiene más delito aún), cocinera, decoradora, diseñadora de moda, LA BODA PERFECTA (Dios-mío, te metes en el apasionante papel de una “organizadora de bodas para regalarles a las novias un día que jamás olvidarán” -literal-), profesora… y mejor dejo de mirar el catálogo que me enebro enervo.

Que a mi me parece bien que existan este tipo de juegos… pero que sean para todos… que si un niño quiere uno, no le digan que es de niñas o mariquitas… que si a una niña no le gustan, no la se lo compren sólo porque es de chicas… Y creo que no hace falta desarrollar más el tema.

Post relacionado: Juguetes sexistas: géneros y roles