Mujeres a la sombra II: Jocelyn Bell

Ayer tuvimos la oportunidad de asistir en el CosmoCaixa Barcelona a una conferencia del carismático profesor de física Walter Lewin.

http://sciencestage.com/flvplayer.swf

Aunque no hizo cosas tan chocantes como las del vídeo, nos habló de los cadáveres estelares: enanas blancas, estrellas de neutrones y agujeros negros. Nos contó cómo se descubrieron cada uno de ellos por primera vez, y entonces habló sobre Jocelyn Bell.

Jocelyn no superó a los 11 años el examen de aptitudes para hacer una carrera superior universitaria, pero tuvo otra oportunidad a los 13. Se graduó en Glasgow en 1965, a pesar que su entorno le animara a abandonar, ya que era la única mujer en la licenciatura de física. Pero Jocelyn perseveró y empezó su tesis bajo la supervisión de su tutor Antony Hewish. Junto con él y otros colegas construyeron durante dos años un radiotelescopio para estudiar los quásares. En el 67, en sus rutinarios análisis de datos (120 metros de papel milimetrado con nuevos datos cada cuatro días), un buen día Jocelyn detectó una señal de radio proveniente del cielo, en forma de pulsos demasiado rápidos y regulares para proceder de un quásar, cada 1,3 segundos. Aunque la señal sólo ocupaba 2,5 cm en 121,8 m de papel gráfico, Bell reconoció su importancia y estudió los datos junto con Hewish.
Después de descartar que no fueran de procedencia terrestre o de satélites artificiales, de manera provisional se les bautizó como “Little green men” (Hombrecillos verdes). Cabía la posibilidad que fueran civilizaciones inteligentes que intentaban contactar con nosotros, debido a la increíble precisión de los pulsos.
Descartada esa hipótesis, ya que se descubrieron más señales del mismo tipo, el equipo Bell-Hewish lo atribuyó a la rápida rotación de unos cuerpos desconocidos hasta entonces, que llamaron púlsares. Jocelyn había descubierto las estrellas de neutrones, el remanente estelar dejado por una estrella supergigante después de explotar como una supernova. Esta explosión genera tanta energía en un solo segundo, como energía generará el Sol en toda su vida (10 mil millones de años). Las estrellas de neutrones tienen entre 8 y 25 veces más masa que nuestro Sol, pero en sólo 10 kms de diámetro, son objectos brutalmente densos.

Púlsar de la Nebulosa del Cangrejo
En 1974 Antony Hewish compartió el Premio Nobel con Martin Ryle por “su papel decisivo en el descubrimiento de los púlsares”. Aunque el trabajo del descubrimiento de los púlsares se publicó como Hewish, Bell (que fue de hecho quien los descubrió) y tres colaboradores, no se la tuvo en cuenta para el Nobel. Quizá por ser doctoranda, quizá por ser mujer… o por ambas cosas. En todo caso Walter Lewin mostró su indignación en la conferencia de ayer por esta vergonzosa injusticia.
A pesar de no tener el Nobel, Bell ha recibido numerosas distinciones y ostentado diversos cargos en el campo de la astrofísica. Actualmente es profesora visitante de astrofísica en la Universidad de Oxford y miembro del colegio Mansfield.

“Las mujeres y las minorías no deberían hacer todo el esfuerzo de adaptación. Es momento de que la sociedad se movilice hacia las mujeres, y no las mujeres hacia la sociedad”. (Jocelyn Bell, revista Science 304, p. 489, 2004).

Posts relacionados: Mujeres a la sombra: Rosalind Franklin

Para saber más:
Dones científiques: Little Green Men
Una mujer enamorada del firmamento
Wikipedia (inglés)
Mujeres en Astronomía

¿Cómo sería la Tierra para nosotros si fuera cúbica? ¿Es eso posible?

La tierra es redonda. Bueno, no es la cosa más redonda que existe, pero se le acerca. Si la Tierra fuera del tamaño de una pelota de baloncesto, nuestras montañas y valles serían sustancialmente más pequeños que los bultos de la pelota. Y hay una razón para ello: Las rocas pueden parecer sólidas, pero a escala planetaria son más blandas que la sopa. Una de las cosas que mantiene las montañas bajas es la erosión, pero el componente más importante es que la montaña tiende a hundirse bajo su propio peso. Así que, contra más grande se hace un planeta y más gravedad adquiere, el peso de la materia supera su propia dureza y el planeta tiende a tomar forma esférica. 

Phobos (izq.), un satélite, no es suficientemente grande para generar la gravedad necesaria y tendir hacia una esfera, al contrario que su planeta Marte (derecha).

Así que un planeta enano podría tener forma de cubo (no es probable que se forme así, pero bueno). Algo del tamaño de la Tierra, sin embargo, está condenado a ser esférico.

Esta tierra cúbica es más habitable de lo que debería. Imagen toma de Altered Realities.
La vida en una Tierra cúbica sería bastante diferente. Aunque la gravedad en la superfície no apuntaría hacia el centro exacto de la Tierra (uno de los síntomas de ser una esfera), todavía apuntaría aproximadamente hacia el centro. Así que, contra más cerca estuvieras de un borde, más notarías el efecto de la gravedad, como si estuvieras en una pendiente. Aunque visualmente no podría apreciarse, tendríamos la sensación como si cada una de las seis caras formara un bol. Esto tendría efectos importantes.  

Si caminaras alrededor del ecuador terrestre (izq.) tu altitud sería casi constante. Si caminaras alrededor del ecuador de una Tierra cúbica, al cambiar de cara experimentarías “altitudes” tan altas como 2,6 km (Everest=8,8 km). Las 8 esquinas del cubo serían 4,7 km más altas que los centros de cada cara.

Los mares y la atmósfera caerían al punto más bajo que pudieran encontrar, una pequeña región en el centro de cada cara, no más de unos mil kilómetros más o menos.

De todos modos, océanos y atmósfera serían varias veces más profundos. Que no es tan importante para nosotros como podríamos pensar. En nuestra Tierra esférica, si estás alrededor de 5 km por encima del nivel del mar, la mayoría del aire estaría por debajo tuyo. 
En la cubotierra, la gran mayoría de terreno formaría grandes extensiones de roca estéril expuestas directamente al espacio. Si estuvieras en el borde de una cara y miraras hacia el centro, podrías ver claramente la burbuja de aire y agua extendida sobre la superfície plana. Toda la vida quedaría relegada a un fino anillo de unos 40 kilómetros de ancho alrededor de la costa de esas burbujas. 

Sección de una cara: la gravedad seguiría apuntando hacia el centro de la Tierra cúbica. Como resultado, el agua (azul oscuro) y el aire (azul claro) se desplaza “valle abajo” y se acumula en el centro de cada cara. El único territorio habitable sería el espacio que rodea el mar, donde el aire se encuentra con el agua (líneas verdes).

Asumiendo que el cubo estuviera orientado como la mayoría de vosotros se lo está imaginando, con los polos en el centro de dos de las caras, dos de esas burbujas tomarían la forma de casquetes de hielo. 
Lo mejor de todo de la cubotierra es que tendría 6 regiones totalmente aisladas. No habría ninguna razón, más allá de alguna panspermia local, por la que la vida de cada cara estuviera relacionada con cada una de las demás caras. Si las biosferas tomaran diferentes caminos, podríamos tener una atmósfera nitrógeno/oxígeno en alguna de las caras (como la que tenemos) y otras de hidrógeno/nitrógeno/dióxido de carbono en otras (como nuestra atmósfera primitiva de hace 3 mil millones de años). 
Esa pequeña áera con atmósfera, también afectaría el movimiento de agua y aire a gran escala. No nos tendríamos que preocupar por los huracanes, pero la cubotierra tardaría mucho tiempo en compensar la temperatura. En nuestro planeta tenemos corrientes árticas y ecuatoriales, por ejemplo, que distribuyen la temperatura alrededor de todo el planeta. En la cubotierra tendríamos que soportar grandes fluctuaciones de temperatura estacionales. 
Puestos a suponer, es poco probable que la vida compleja pudiera evolucionar en una cubotierra. De todos modos, si lo hiciera, su programa espacial sería tan sencillo como hacer una larga caminata, y sus físicos usarían su tiempo ponderando cómo sería una tierra esférica.  

Artículo original (inglés)

El mecanismo de Antikythera

En 1902 se rescató de un naufragio cerca de la isla griega de Antikythera un extraño objeto de bronce de alrededor del año 150-100 a.C.  Las tomografías revelaron en su interior un complejo sistema de engranajes, lo cual causó una gran conmoción entre los arqueólogos, puesto que los primeros sistemas de engranajes diferenciales conocidos hasta entonces databan del siglo XVI.

Inicialmente se creyó que la utilidad del mecanismo griego era predecir la posición del Sol y la Luna, pero estudios posteriores revelaron que se trataba de una computadora astronómica de gran precisión. Insertando una fecha mediante tres palancas, calculaba con gran exactitud la posición para ese día de los planetas conocidos en su época: Mercurio, Venus, y quizá Marte, Júpiter y Saturno (las piezas correspondientes a estos tres últimos se han perdido). Además podía calcular las posiciones del Sol y la Luna, y por lo tanto pudiendo predecir también eclipses.

Más tarde se descubrieron inscripciones en un dial interior con la palabra Olympia y el nombre de distintos juegos. En ese dial se fijaba la última luna llena más próxima al solsticio de verano cada cuatro años, fecha en la que se iniciaban los Juegos.

Sistema de engranajes del mecanismo
Réplica del mecanismo

El mecanismo de Antikythera se considera pues el primer ordenador analógico, atribuida a la escuela de Hiparco de la isla de Rodas, demostración de sus avanzados conocimientos en ingeniería mecánica y neumática. Se cree que la mayoría del conocimiento de la isla se perdió con la destrucción de la Biblioteca de Alejandría. Son famosos también los autómatas de Rodas, robots de la antigüedad. Hacia esa época, Herón de Alejandría escribió el primer libro de robótica de la historia (62 d.C.), entre otros grandes logros, como la primera máquina de vapor y la descripción arcaica de la ley de acción-reacción de Newton (s. XVII).

El análisis del mecanismo de Antikythera en 3 minutos:

Reconstrucción virtual del complicado sistema de engranajes:

El mecanismo puede verse en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

Fuentes y enlaces:

– Digital Reconstruction of the Antikythera Mechanism and history (muy recomendable)
– Antikhythera Mechanism Research Project
– Wikipedia
– Tecnología antigua
–  Cómo construir tu mecanismo de Antikythera (inglés)
– Reconstrucción del mecanismo ¡con piezas de Lego! (YouTube)
– Carl Sagan: la Biblioteca de Alejandría e Hipatia en Cosmos

Las mejores fotos del espacio 2010

National Geographic ha publicado las que cree que son las mejores fotos sobre el espacio de este año que termina. Aquí van las cuatro que más me han gustado:

Arco iris lunar con Marte al fondo. El arco iris lunar se produce gracias a la luz de la luna sobre niebla, por ejemplo. La luz reflejada por la luna es tan débil que el color sólo se detecta con cámara fotográfica con elevados tiempos de exposición

Primer plano de una mancha solar tomada por el observatorio Big Bear. Las manchas solares son regiones del Sol con temperaturas más bajas que sus alrededores

La Montaña Mística de Hubble fue capturada por el telescopio con el mismo nombre publicada por su 20 aniversario. Las coloridas nubes se deben a la radiación emitida por las estrellas en formación de la nebulosa Carina

Muerte estelar en 3D. El remanente de supernova en forma de reloj de arena irregular, es debido a que parte de los materiales eyectados después de la explosión lo hacen de manera más rápida.

Post relacionado: Las nebulosas más bellas

Sonidos del espacio

La mayoría de nosotros nos hemos maravillado alguna vez al observar fotografías de planetas, galaxias lejanas, nebulosas… pero a parte de la vista, ¿qué otro sentido podríamos sorprender con datos llegados del espacio? ¿Os habéis preguntado alguna vez qué ruido hace el Sol, los anillos de Saturno, o el “eco” del Big Bang? Obviamente no podemos escuchar el sonido directamente, porque como es sabido, en el espacio no hay aire ni ningún medio que pueda propagar las ondas sonoras. Pero con la tecnología actual, es posible “traducir” las diferentes emisiones de los cuerpos celestes (como las ondas de radio, microondas o infrarrojos) en sonido. Así pues, con datos de las sondas Cassini, Voyager y Galileo, entre otras, Donald A. Gurnett, profesor de Física y Astronomía de la Universidad de Iowa, ha recopilado durante 40 años los más diversos sonidos del espacio y los ha puesto a nuestra disposición aquí.

Ha clasificado los sonidos en 3 tipos:
Silbidos: son producidos por relámpagos y se escuchan principalmente en torno a la Tierra
Coros: suena como el canto de pájaros, y pueden registrarse sobre todo cerca de la Tierra y de Júpiter
– Emisiones de radio de las auroras: emiten un sonido robotizado y se escuchan en torno a los planetas Tierra, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Además, existen otras páginas como spacesounds, donde con una agradable interfaz, podemos viajar a través del Sistema Solar y escuchar la magnetosfera de Júpiter, el “latido” del Sol, agujeros negros, púlsares… además de multitud de grabaciones de las misiones espaciales, como el Programa Apolo. El flash del Sistema Solar también lo podremos descargar en nuestro ordenador para escucharlo offline en el apartado “beyond”.
Desde esta página, también podremos acceder a webs de los mismos creadores con sonidos de dinosaurios, ballenas y tormentas (botones en la esquina inferior izquierda).

Sonidos extraños o que nos recuerdan a algo, en todo caso, espero que puedan despertaros alguna nueva sensación.

Fuente:
El sonido del espacio exterior

Posts relacionados:
L’Ull del Montsec
Las nebulosas más bellas
El tamaño sí importa
Sonidos de otro mundo

La conspiración lunar, ¡vaya timo!

La conspiración lunar ¡vaya timo! es el primer libro que he atacado de la colección ¡vaya timo! (Editorial Laetoli) que promete otros títulos igual de interesantes.

Esta colección de libros se dirige a ese crédulo que llevamos dentro y nos muestra por qué los ovnis, la sábana santa, el feng shui, la astrología y otras modas son verdaderos timos: creencias falsas, vanas ilusiones que nos quitan tiempo y dinero (y a veces la salud). En esta colección el lector encontrará argumentos contundentes —y a la vez sabrosos— para pensar críticamente. En definitiva, para pensar: la herramienta más útil que tenemos para librarnos de los timos (Javier Armentia).

Coincidiendo con el 40 aniversario de la llegada del hombre a la luna el año pasado, salió este título que, además de repasar de manera breve la historia de la exploración espacial para ir meténdonos en materia, desmonta de manera clara y contundente 50 de las miles de hipótesis y bulos que circulan sobre el presunto montaje de la llegada del hombre a nuestro satélite.
Sólo hace falta querer un poquito más allá de lo que nos cuentan los conspiranoicos, no quedarnos con sus explicaciones pseudocientíficas, ya que con sólo conocimientos básicos o un poco de sentido común es tan fácil desmontar lo que ellos llaman argumentos que algunos dan vergüenza ajena y todo.

Archiconocidas preguntas, aún en el siglo XXI (y lo que da más miedo es que hechas por nuevas generaciones) como: ¿Por qué ondea la bandera si no hay atmósfera en la luna? o ¿Por qué no se ven las estrellas en las fotos hechas en la luna? encontrarán respuestas argumentadas en este libro de fácil lectura y precio más que asequible. Muy recomendable si os interesa el tema.

Presentación del libro [Vídeo]

Enlaces: Dossier de prensa ¡vaya timo!
Blog del autor, Eugenio Fernández Aguilar: Ciencia en el siglo XXI

Las nebulosas más bellas

Las nebulosas ofrecen algunas de las imágenes más bellas que hayamos podido captar nunca. Aquí va mi selección de las más impactantes. La mayoría de imágenes están colgadas en alta resolución si pincháis sobre ellas.

 

Nebulosa de Orión. Es una de las nebulosas más brillantes que existen, y puede ser observada a simple vista sobre el cielo nocturno.

Nebulosa Ojo de Gato. Es una nebulosa planetaria, estructuralmente una de las nebulosas más complejas conocidas.

Nebulosa del Águila, detalles de los Pilares de la Creación. Las estrellas más brillantes del cúmulo están entre las más masivas y luminosas conocidas, con una masa estimada en alrededor de 80 masas solares y una luminosidad del orden de 1 millón de veces la del Sol.

La mano de Dios. Un pequeño y denso objeto de apenas 20 kilómetros de diámetro es el responsable de esta hermosa nebulosa en rayos-X. En el centro de esta imagen se encuentra un poderoso y muy joven púlsar.

Nebulosa Burbuja. La forma de burbuja marcadamente esférica señala el límite entre el fuerte viento de partículas proveniente del interior de la estrella central de la nebulosa al chocar con el denso material circundante.

Nebulosa Carina. La región de Eta Carinae es una de las más fascinantes del cielo, posiblemente sin rival comparable entre las constelaciones del hemisferio norte. Además de Eta carinae, sólo se conocen cinco estrellas como ella entre los 200 mil millones que forman nuestra galaxia. Es una estrella variable luminosa azul que brilla como cinco millones de soles juntos. Es tan grande que, si estuviera en el centro de nuestro Sistema Solar, sus bordes tocarían la órbita de Júpiter.

Nebulosa Alas de Mariposa. Es una nebulosa planetaria en la constelación de Ofiuco con dos lóbulos de material emitidos por la estrella central.

Nebulosa Cabeza de Caballo.Es una de las más famosas del cielo. El aspecto de la cabeza de caballo es oscuro porque realmente es una nube opaca de polvo que se encuentra por delante de la brillante nebulosa de emisión roja.

Nebulosa Helix. La Nebulosa Hélix o Hélice, conocida popularmente como el ojo de Dios, es el ejemplo más cercano de una nebulosa planetaria creada al final de la vida de una estrella como el Sol. El anillo gaseoso rojo está compuesto de hidrógeno y nitrógeno y la zona azul está compuesta de oxígeno.

Nebulosa Reloj de Arena. Se piensa que la forma de la Nebulosa Reloj de Arena se debe a la expansión muy rápida de viento estelar sobre una nube de expansión más lenta y que es más densa cerca de su ecuador que de sus polos.

Nebulosa de la Laguna. Es una nebulosa de emisión localizada en la constelación de Sagitario. Es visible incluso a través de unos prismáticos como una pequeña nube de luz.

Nebulosa Rosetta.
En el centro de la nebulosa existe un joven y brillante cluster es responsable de haber creado un agujero en el centro de la nebulosa. La intensa radiacion emitida por las estrellas han alejado el gas que las rodeaba. Esta imagen en H-Alpha le da un inquietante aspecto de calavera.