Animales increíbles IX: Mantis boxeadora

A pesar de su nombre, la mantis aplastadora o mantis pavo real (Odontodactylus scyllarus) es en realidad un crustáceo marino (Indo-Pacífico), no un insecto. Posee características increíbles que a continuación repasaremos, pero es sin duda su letalidad lo que la ha hecho famosa.
Fuente
La mantis aplastadora o boxeadora, posee el puñetazo más letal del mundo animal. Aguardando desde su madriguera, en milisegundos pueden proyectar sus garras (maxilípedos) a gran velocidad (23 m/s), lo mismo que una bala. Como resultado, se produce una burbuja que provoca una onda expansiva que se suma a la fuerza del impacto, con lo que la presa es doblemente golpeada, quedando aturdida, desmembrada o directamente muerta. Debido al colapso de la burbuja, durante un instante la temperatura sube cientos de grados y se genera luz (sonoluminiscencia), aunque esto sólo se puede detectar con instrumentos científicos. Si los humanos pudiéramos mover el brazo con esta aceleración, podríamos poner en órbita una pelota de béisbol.

Veámosla en acción (pasad al minuto 2:12)

Se han registrado hasta roturas de cristal de acuarios, así que los caparazones de los cangrejos o conchas de moluscos no resultan protección suficiente.
Para encontrar sus presas utiliza quizá la visión más compleja de del mundo animal. Los humanos poseemos 4 fotorreceptores, 3 de los cuales los utilizamos para detectar el color (rojo, verde, azul, -el famoso RGB de las TVs y monitores de ordenador-) y vemos en lo que llamamos el visible, la luz blanca para entendernos. Pues bien, en sus dos ojos, que pueden moverse de manera independiente, la mantis marina posee 12 receptores diferentes más 4 que filtran el color. Además pueden ver la luz polarizada. Las mantis ven además rayos UV, visible, infrarrojo, etc. Por la estructura de sus ojos, pueden ver el mismo objeto de 3 maneras distintas (visión trinocular), con percepción de profundidad, formas y movimiento. ¿Cómo será su realidad visual? Es imposible imaginarlo…
Imagen
Las especies de mantis marinas con mejor visión son también más coloridas (como la que nos ocupa) y poseen además fluorescencia durante la época de apareamiento, o para comunicarse con otros individuos e incluso otras especies.
 
Imagen
¿Increíble verdad? ¿Os habéis quedado con ganas de más? No os perdáis esta infografía de The Oatmeal.
También te puede interesar:

Todos los animales increíbles que han aparecido en este blog.
Fuentes:

Animales increíbles VIII: Elysia chlorotica

Cuantas veces entre biólogos habremos hecho el chiste de “me voy un rato a fotosintetizar” al hecho de hacer el perro tomando el sol después de comer… sí, a veces somos así de freaks. Lo que no sabía, hasta hace pocos días, es que existe un animal que sí que lo hace: Elysia chlorotica. Un animal capaz de obtener su alimento gracias a la luz solar como si de una planta se tratara… ¿perdón? ¿rewind?

En efecto, este opistobranquio (babosa marina, para entendernos) ha adquirido la capacidad de sobrevivir sin depredar a nadie. Bueno, no del todo. Elysia chlorotica se alimenta de una alga (Vaucheria litorea) y secuestra los cloroplastos (los orgánulos encargados de la fotosíntesis) en su sistema digestivo, donde fotosintetizan hasta un año (la esperanza de vida del animal) sin presencia de otros restos celulares del alga, por lo que no estamos hablando de una simple simbiosis. ¿Cómo pueden existir cloroplastos funcionales en el interior de un animal marino? 
La adquisición de cloroplastos (cleptoplastia) ya era conocido en otros moluscos. La novedad de E. chlorotica es que ha incorporado genes del alga a su propio genoma. De otra manera sería imposible el funcionamento de estos cloroplastos, ya que no son autónomos. No se puede olvidar que estos orgánulos fueron originariamente bacterias para formar parte de una célula eucariota mediante simbiosis (teoria de la simbiogénesis), por lo que transfirieron la mayor parte de su genoma al núcleo de la célula huésped. Por ello, los cloroplastos no funcionan normalmente por sus propios medios y necesitan de la ayuda de proteínas codificadas desde el genoma de la célula vegetal. Esa es justamente la maravilla de E. chlorotica: posee en su genoma un gen del alga (psbO) que produce proteínas para hacer funcionales esos cloroplastos. Es el primer animal en que se detectó este gen, tan común en plantas y algas. Está inclusoen los huevos de la babosa, lo que corrobora que los investigadores no detectaron genes de restos de algas sin digerir en los ejemplares adultos. Ha sido asimilado perfectamente por el genoma del animal. Para el que quiera profundizar un poco más, esos genes se adquirieron por transferencia horizontal.
¿Y si sucediera lo mismo en otros animales, incluídos nosotros, ya sea de manera natural o artificial?

Fuente: El viaje al poder de la mente (Eduardo Punset) pgs 310-312.

Post relacionado:
Todos los animales increíbles que han pasado por el blog

Enlaces de interés:
Con ustedes el animal planta (Maikelnai)

Animales increíbles VII: El narval

El narval (Monodon monoceros) es un cetáceo odontoceto (con dientes) de la familia de las belugas, que vive en los fríos mares árticos. Lo que más destaca del narval es el largo colmillo en espiral de hasta casi 3 metros y 10 kilos que poseen los machos, aunque también lo pueden presentar algunas hembras. En raras ocasiones aparecen en número de dos.
Durante la época medieval, la comercialización de colmillos de narvales contribuyó a la leyenda del unicornio y se le atribuían propiedades mágicas.


La función de este colmillo fue desconocida durante mucho tiempo, se pensaba que les ayudaba a romper las capas de hielo, para la ecolocalización o a competir por las hembras. En 2005 un estudio de la Universidad de Harvard dirigido por Martin Nweeia arrojó nueva luz sobre el misterio del colmillo del narval: se trata de un órgano sensorial capaz de detectar cambios en la presión del agua, temperatura e incluso salinidad. Gracias al estudio bajo el microscopio electrónico se observaron unos 10 millones de nervios que terminan en un centro conectado al cerebro del narval.

Este colmillo es el único del reino animal que se retuerce en espiral (en realidad se forma a partir de dos que se retuercen uno encima del otro), y al contrario que la mayoría de dientes de los otros mamíferos, es duro por dentro y blando por fuera (quizá para absorber golpes y prevenir roturas).

Posts relacionados:
Animales increíbles
Sonidos de otro mundo

Fuentes y enlaces:
Reportaje en National Geographic (Inglés)
Neofronteras
NIST Tech Beat (Inglés)
Solociencia
Vídeo de narvales
Imágenes de Wikipedia e internet (créditos desconocidos).

Animales increíbles VI: Animales transparentes

La invisibilidad es algo con lo que muchos humanos sueñan, pero nuevamente otras especies se nos han adelantado. Principalmente se trata de animales acuáticos, que usan esta estrategia para pasar desapercibidos, ya que es más fácil ser transparente en el agua porque el índice de refracción del agua y el líquido intracelular es similar. Uno de los requisitos básicos para la invisibilidad es que el animal tenga poco grosor. La mayoría de los animales transparentes tienen forma de cinta o lámina delgada. La estructura microscópica de los tejidos también tiene un “diseño especial” para conseguir que el índice de refracción de los tejidos sea aún más similar al del agua. Aun así, las ranas de la familia Centrolenidae o ranas de cristal tienen el vientre claro, dejando sus órganos internos al descubierto.

La invisibilidad de algunos de estos animales, puede ser aprovechada (o creada en laboratorio) para investigar algunas enfermedades como el cáncer in vivo sin necesidad de diseccionar al animal, o estudiar sus órganos en funcionamento en universidades sin necesidad de matarlo. Es el caso de algunas ranas como la que hemos visto anteriormente o del pez cebra:

La foto de este bellísimo pulpo pertenece a una colección muy recomendable de National Geographic de animales transparentes

El pez cocodrilo de hielo (Channichthyidae) tiene la sangre transparente porque son los únicos vertebrados que carecen de hemoglobina. Su metabolismo depende del oxígeno disuelto en el plasma sanguíneo, y se cree que lo absorbe directamente del agua por la piel. Sus músculos (excepto el corazón) también carecen de mioglobina. Todo ello son adaptaciones a la fría agua antártica donde vive.

Phronima es un anfípodo de mar profundo que sirvió como inspiración para la creación del xenomorfo de Alien

Uno de los casos más espectaculares es el pez de cabeza transparente (Macropinna microstoma) y ojos tubulares. Recientemente se ha descubierto su utilidad: ver a través de su propia cabeza para detectar mejor sus presas. Los ojos son las estructuras verdes, y los dos puntos oscuros en realidad son órganos olfatorios, no los ojos.

Posts relacionados:
Todos los animales increíbles

Fuentes y enlaces para saber más:
La búsqueda de la invisibilidad
9 animales transparentes
Resuelven el misterio del pez de cabeza transparente
Japón crea rana transparente con órganos internos visibles a través de su piel
Peces transparentes contra el cáncer

Animales increíbles V: El Ajolote

Hoy os quiero presentar un animal que quizá no conozcáis, o que quizá hasta lo tengáis en casa: se trata del ajolote.

El ajolote o axolote (Ambystoma mexicanum) es un anfibio que destaca por ser una especie neoténica. Esto significa, a grandes rasgos, que aunque tiene aspecto juvenil (de renacuajo) es capaz de reproducirse. Los anfibios, como todos sabemos, al sufrir la metamorfosis pasan de ser renacuajos a anfibios adultos (ranas, salamandras, tritones…); pierden en este proceso las branquias y desarrollan pulmones, hacen aparición las patas y pierden la cola en el caso de ranas y sapos y la conservan en el caso de salamandras y tritones. Los ajolotes es como si se hubieran quedado “a medias”: tienen branquias pero también patas. Además poseen sacos pulmonares poco desarrollados que utilizan poco, aunque de vez en cuando pueden subir a la superficie a tomar una bocanada de aire.

En general son de color oscuro pero existen formas albinas, en las cuales pueden verse los huesos que se transparentan a través de la fina piel.

A modo de curiosidad, en axolote se llama así por ser la representación del dios Xolotl de la mitología azteca (atl-agua y xolotl- monstruo).

Su único hábitat natural son los lagos próximos a Ciudad de México y algunos ríos de cuevas, y se encuentran en peligro de extinción, principalmente debido a su uso como alimento y remedios naturales, caza como mascotas y depredación por parte de especies no autóconas introducidas por el ser humano.

Entradas relacionadas: 

Animales increíbles (enlaces)

Animales increíbles III: Cymothoa exigua

Cymothoa exigua es un crustáceo de 3-4 cm. Este parásito se agarra a la lengua de su pez anfitrión con sus tres pares de patas, habiendo entrado previamente a la boca del mismo a través de las branquias. Una vez agarrado, extrae sangre de la arteria que irriga la lengua del pez. A medida que el parásito va creciendo, llega menos sangre a la lengua, que al final acaba atrofiándose por falta de sangre. El parásito lo que hace entonces es adherirse a los músculos de la lengua del pez, con lo que la reemplaza con su propio cuerpo, relevando allí la tensión sanguínea del anfitrión. El pez puede usar el parásito como una lengua normal, con el único inconveniente de tener que compartir su comida con él, y aparentemente no le causa ningún otro daño.
Es el único caso conocido de parasitismo en el que se reemplaza funcionalmente un órgano. Hay diversas especies de Cymothoa, pero sólo C.exigua consume y reemplaza la lengua de su huésped.

Increíble ¿verdad?

Vía a near life experience
Fuente: wikipedia
Para fotos más impactantes, buscad en google

Posts relacionados:
Todos los animales increíbles del blog

Animales increíbles II: La rana de la madera

Las ranas de madera (Lithobates sylvaticus, antes Rana sylvatica) son las únicas que podemos encontrar en el norte del Círculo Ártico. Lo que las hace espectaculares, es que en invierno, un alto porcentaje de su cuerpo se congela y la respiración, actividad cerebral y latido cesa por completo. Pueden estar así de 3 a 5 meses. Y luego en unas horas, despertar como si nada. ¿Cómo lo consiguen?
Una de las causas es la cantidad de nucleoproteínas en su sangre, que evitan que el hielo se organice en grandes cristales que dañarían las células. A su vez, al inicio de la congelación, el hígado sintetiza grandes cantidades de glucosa que funciona como anticongelante de los fluidos celulares. Así, el 65% de su cuerpo se encuentra congelado y el resto en forma líquida. Cuando suben las temperaturas, se descongela primero el corazón para que la circulación se reactive y evitar daños en los demás órganos a medida que se descongelan.

En el siguiente vídeo (en inglés, pero con imágenes más que recomendables) podéis observar una rana congelada y su “resucitación”. Dura 3’46” y vuelve su actividad sobre el 2’17”. (Aquí teneis el enlace del vídeo sino se carga en el post)

Fuentes y enlaces:
wikipedia en español y wikipedia en inglés
University of Michigan Museum Of Zoology

Posts relacionados:
Animales increíbles I: Los tardígrados
Animales increíbles III: Cymothoa exigua
La Tenia