Mi experiencia con copa menstrual

Todavía hay gente reticente a lo desconocido o poco habitual, como puede ser el uso de la copa mesntrual en lugar de compresas o tampones. La incomodidad de estos dos métodos los conocemos de sobra las mujeres, además de ser carísimos, así que paso a relataros las ventajas y desventajas de la copa menstrual después de más de un año de usarla.

La copa menstrual es un dispositivo, habitualmente fabricado de silicona médica, que a diferencia de los otros recoge la sangre menstrual en lugar de absorberla. Con un mantenimiento correcto, puede llegar a durar… ¡diez años!

VENTAJAS

Mooncup

– Como ya hemos dicho, está hecha de silicona médica: evitas las posibles infecciones bacterianas asociadas a compresas y tampones, sobretodo si los llevas más horas de las recomendadas o te olvidas de ellos.

– Evitas además, los componentes blanqueantes y potencialmente alérgico-tóxicos de los tampones y compresas (nada de Síndrome de Shock tóxico asociado a los tampones que hasta puede llegar a matarte).

– Puedes usarla si eres alérgica a la celulosa o a cualquiera de los componentes de tampones/compresas.

– No queda dentro ningún cuerpo extraño al sacarla, como las fibras que te puedan dejar los tampones.

– No se resecan las paredes vaginales, sobretodo cuando estás al principio o final de la regla.

– Se acabó el dolor al sacarla como cuando te sacas un tampón que no está del todo lleno. Incluso, la suavidad es mayor que con un tampón lleno, ya que el roce de la silicona con el cuerpo es mínimo.

– Te la puedes poner antes que te venga la regla, porque ya hemos dicho que no reseca, no absorbe, recoge.

– Puedes llevarla durante más horas, incluso por la noche (nada de poner el despertador a las 4 la mañana para cambiarse). Tiene más capacidad que un tampón superplus.

– Tendrás un mayor conocimiento de tu cuerpo, como la cantidad y características de tu menstruación y detectar posibles problemas antes que con los tampones. Ves realmente lo que pierdes porque algunos modelos llevan marcas en ml.

– No hay que estar pendiente de si se ve el hilillo del tampón si vas en bañador o desnuda.

– Si vas de viaje ocupa mucho menos que una caja (o más) de tampones/compresas y no tienes que calcular cuántos te llevas.

– No se enteran todos cuando vas de invitada en alguna casa que tienes la regla al no tener que pedir papelera.

– Reduce residuos y materias primas (es más ecológico).

– Al no generar residuos la puedes usar en cualquier sitio, como en la montaña, y no tener que cargar con ellos o lo que es peor, dejarlos tirados por la naturaleza.

– Las malas lenguas dicen que los tampones utilizan componentes para aumentar el sangrado y tener que comprar más. Con la copa dicen que puede reducir hasta en un día el sangrado, aunque no he investigado mucho y no la uso desde hace tanto como para llegar a una conclusión propia. Como tampoco conocía la cantidad exacta de sangre antes de usarla, no puedo decir si hay menos desde que la uso.

– Si aún no os habéis convencido: el ahorro inmenso de dinero al precio que están tampones y compresas. Las copas pueden costar entre 12-35 euros, con los años que pueden llegar a durar, se amortizan de sobras.

DESVENTAJAS

– Requiere un poco de práctica para aprender a ponérsela i quitársela. Pero vaya, esto ya lo hiciste con los tampones, ¿no?

– Te manchas un poco. Sí, hay que tener algo para lavarse las manos cerca, ya sea agua o toallitas húmedas. Si eres escrupulosa con tus propios fluidos, eso es otro tema.

– Tienes que lavarte las manos también antes de ponértela, si quieres seguir una higiene correcta.

– Hay un mínimo manchado que se soluciona con un salvaslip, aunque eso también suele ocurrir con los tampones.

– Hay que hervirla después de cada ciclo para esterilizarla. Puedes usar un cazo distinto al de la comida y destinarlo sólo a este uso. Hay que vigilar no olvidarla mientras la hierves para que no se queme.

– Puede costar al principio encontrar la marca y talla correctas para ti. Siguiendo los consejos de cada fabricante no deberías tener problemas, pero cada mujer es distinta.

Marina Abramovic, la abuela del arte de la performance

Marina Abramovic es una artista que comenzó su carrera en los años 70. Su obra está basada en performances que exploran el límite físico y mental el cuerpo humano, utilizando el suyo propio y haciendo también partícipe al público, que en ocasiones es quien tiene el poder de parar la performance con su intervención. Para Marina la piel es sólo un envoltorio y es de suponer pues que muchas de estas performances se han calificado de polémicas ya que cuestionan los códigos que rigen la sociedad. Guste o no, Marina no deja a nadie indiferente
Con su trabajo Marina busca hacer más libre a las personas, y por ende liberarse a ella misma de su pasado (educación represiva de la posguerra de Yugoslavia). En alguna ocasión, durante sus performances, ha llevado su cuerpo tan al límite que se ha quedado inconsciente y al borde de la muerte.

Una de las primeras es Ritmo 0 (1974) en la que durante 6 horas, dejó que el público actuara sobre su cuerpo facilitándole 72 objetos que podían causar dolor o placer. Entre ellos había miel, una rosa, tijeras, cuchillos, una bala y una pistola. Al principio el público se mostraba tímido, pero a medida que pasaba el tiempo, y al ver que ella permanecía impasible, era más y más agresivo.

En Ritmo 2 (1974), para explorar la conexión entre cuerpo y mente, Marina prueba dos tipos de drogas. Una, le causa dolor físico y pérdida del control de su cuerpo estando su mente lúcida, la otra, le produce una inmovilización en la que está presente físicamente, pero no mentalmente. 
En 1975 Marina conoce al artista Ulay (Frank Uwe Laysiepen), que se convertiría en su colaborador y el amor de su vida durante 13 años. De su profunda relación artística y amorosa, destaca Death self (la muerte misma). Unieron sus labios y respiraron el aire expelido del otro, hasta que cayeron inconscientes cuando agotaron el oxígeno. De esta manera exploraban la capacidad el individuo de absorber la vida de otra persona, cambiándola y hasta destruyéndola. Otras performances destacadas que exploraron las relaciones de pareja son Breathing in/Breathing Out, Rest Energy o Relation in Time. Aquí tenéis resumidas algunas obras de Marina/Ulay.

En el 88, la intensa relación los estaba destrozando como pareja y artistas, y cuando no daba para más, emprendieron un viaje espiritual en que cada uno empezó a caminar desde un lado de la Gran Muralla China (The Lovers – The Great Wall Walk). Al cabo de mil kilómetros, en medio de la enorme construcción, se cruzaron, intercambiaron una fugaz mirada y cada uno terminó su camino durante otros mil kilómetros. Tras tres meses andando habían consumado su separación justo en el momento de cruzarse para no volverse a ver, quizá, nunca más.

Marian siguió su actividad en solitario, y Balkan Baroque (1997) le valió el León de Oro en la Bienal de Venecia.

Inspirándose en el dolor causado en la guerra de los Balcanes, en una sala iluminada por tres pantallas (una con imágenes de su padre, otra de su madre y otra de ella misma) Marina estuvo 6 horas arrancando pacientemente los restos de carne y piel de una montaña de 2.000 kilos de huesos.

Su última acción fue La artista está presente (2010) en el MoMA de Nueva York, a sus 64 años. En una sala vacía, durante 7 horas diarias, Marina se sentaba en una silla. Enfrente, otra, donde el público podía sentarse y todo lo que hacía Marina era aguantarle la mirada, inexpresiva. Así el mismo visitante se convierte en una obra de arte ante la mirada de la artista. Cada obra es única, así que entre visitante y visitante Marina cierra los ojos, se concentra, y no los abre hasta que la otra persona no está en su silla. Va pasando todo tipo de gente, que tiene diferentes reacciones, hasta que 25 años después de la última vez que se vieron, en China, aparece Ulay. Y esto es lo que sucedió…

Fuentes y enlaces:
Enfocarte
Performancelogía
Wikipedia