Sobre la visibilidad y la rabia que no debe cegarnos

Foto

Supongo que la razón por la que la cuestión del armario provoca tanta ‘rabia’ en las personas que nos decantamos del lado de la visibilidad es porque de alguna manera nos sentimos ‘mutilados’ en nuestra afectividad. No olvidemos que una gran parte de nuestro desarrollo afectivo tiene lugar durante la adolescencia, pero a muchos de los homosexuales de mi edad nos quitaron la adolescencia. A mí ‘me sacaron del armario’ a los diecisiete años, y los dos o tres años posteriores fueron de tal oscuridad, de tal silencio, que necesariamente aquellos años tienen que haber afectado a mi afectividad. Soy homosexual, tengo 37 años y estoy casado. Tanto mi familia y amigos como mi entorno laboral y social saben de mi orientación sexual. Por lo tanto podría decirse que estoy fuera del armario y sin embargo, en términos de visibilidad afectiva, aún tengo que luchar para mostrarme tal y como soy. En muchas ocasiones cuando estoy con mi marido en un lugar público y deseo darle un beso, la primera reacción es contenerme y tengo que hacer un esfuerzo consciente por superar esa barrera y darle el beso. Y no acaba aquí la cosa, el armario nos afecta incluso en nuestra relación con los heterosexuales, coartando nuestra afectividad en mayor o menor medida. A menudo me he sorprendido lamentando que tal o cuál amigo hetero es mucho más afectuoso conmigo de lo que yo soy con él, supongo que me retraigo tratando de protegerme de los ataques de homofobia que incluso los heteros más ‘gay-frienly’ tienen de vez en cuando. Hace algunos años me dedicaba a la enseñanza y mis alumnas y alumnos eran adultos. Jamás le di a ningún alumno ni una palmadita en la espalda, era como vivir en un estado continuo de doble personalidad que, aceptémoslo, me degradaba en cuanto a que no me dejaba desarrollar libremente mi personalidad. Esto es así, y todo lo demás son gaitas. Cada vez que soy capaz de darle un beso en público a mi marido es como si descubriera de pronto una pierna o una mano que no he usado durante mucho tiempo, y junto a la alegría por descubrirla va indefectiblemente la rabia por el tiempo que he vivido ignorándola o escondiéndola. Cada vez que un hetero, o lo que es peor, un homosexual, te pide que lleves tu homosexualidad con discreción, en el ámbito ‘de lo privado’, es como si te pidiera que te sentaras en una silla de ruedas o te amputaras un brazo.

Ser ‘discretamente gay’ no es posible sin mentir, o al menos sin agachar la cabeza y no responder cada vez que se produce un brote de homofobia alrededor nuestra. Y esto sucede muchas veces. No sólo los ataques violentos son actos de homofobia. También esa típica tibieza de algunos que no tienen nada en contra de las parejas gay pero sí contra el matrimonio o la adopción. También la libertad que algunos se toman cuando, nada más enterarse de que eres gay, se creen en el derecho de preguntarte por los pelos y señales de tu vida sexual, como si sólo los homosexuales tuviéramos vida sexual (pero ésta es otra cuestión). Esa actitud, si no es homofobia, al menos es desconocimiento y torpeza, y conviene atajarla nada más se produce. Pero claro, si lo haces ya no eres ‘discretamente gay’, te conviertes en un gay ‘molesto’. Conviene además preguntarse, ¿eres indiscreto o te exhibes simplemente por comportarte con arreglo a tu personalidad y tu estilo de vida? Personalmente no considero que un hetero que conduce un monovolumen lleno de niños esté haciendo alarde de nada o esté exhibiendo su heterosexualidad. Simplemente se comporta con arreglo a como es. Un ferviente católico que lleva una medalla con un crucifijo probablemente está haciendo alarde de su fe, pero a mi no me molesta (otra cosa es que el crucifijo esté en una escuela pública), así que ¿por qué debo yo dejar de poner una bandera gay en el balcón de mi casa? Sólo porque los signos más evidentes de heterosexualidad formen parte de la cultura dominante, no significa que no sean signos, susceptibles de ser interpretados y de que se les asigne un determinado contenido social e ideológico. Sólo porque los signos de mi estilo de vida homosexual no formen parte de la cultura dominante no significa que al mostrarlos haga alarde de nada o desafíe a nadie. Aquellos a quienes molestan dichos signos de mi homosexualidad, ya sea un beso, un determinado atuendo o una determinada palabra, son los que tienen un problema de aceptación de la realidad, y francamente, yo no estoy dispuesto a ‘mutilar’ ni la más mínima parte de mi ser para que ellos puedan dormir tranquilos en un mundo como Dios manda. Ahora bien, y volviendo al principio del artículo, tampoco voy a discutir con estas personas, ni voy a entrar al trapo de las majaderías que puedan decirme. A pesar de sus muchas carencias, la sociedad en la que vivimos tiene muchas maneras de expresarse y de luchar. Podemos tener un blog, podemos asociarnos, podemos integrarnos en un partido político, elaborar propuestas y presentarlas a las distintas autoridades para que las aprueben o no. Pero por favor, no gastemos nuestras energías en discusiones estériles con personas que no están dispuestas a escuchar. Sería un flaco favor a nuestra lucha, a aquellos por los que luchamos, a los que son, a los que fueron, a los que están por venir.

Raúl Madrid

Esta carta se publicó en dosmanzanas el 29 de noviembre de 2008. Si quieres, puedes leer aquí los comentarios que dejaron los lectores en el post original.

Anuncios

8 comentarios en “Sobre la visibilidad y la rabia que no debe cegarnos

  1. Como en tantos otros aspectos y cuestiones sociales, hay una gran diferencia entre tolerancia, aceptación e integración. Muchos toleran la homosexualidad porque no hay más remedio (es un signo de los tiempos que corren, dicen) ¡Pero de ahí a que tengan tantos derechos….! ¡Se están pasando!
    Son menos los que la aceptan como una opción más de vivir la sexualidad y el amor, pero claro, que no le “toque a mis hijos”, ¡Qué dirán nuestras amistades! ¿¿Cómo voy a entrar en la oficina con todos esos ojos mirándome, compadeciéndome, cotilleando por lo bajo “tan contento que estaba de su hijo y por ahí debe andar chupando pollas”??
    Son francamente menos los que tienen plenamente integrado en sus esquemas mentales que ser homosexual es como ser moreno o bajo o zurdo o tonto. Simplemente se es y no se le da mayor atención e importancia.
    No es por desanimar a nadie pero aún falta mucho tiempo para que la integración gane por mayoría a las otras dos posiciones.

    Besos, Kissu.

    Me gusta

  2. Ya vi el post en DM pero hoy me lo he releído con ojos de lesbiana. Siempre he dicho que ser lesbiana es ser lo más invisible de los invisibles. Tengo un mal presentieminto acerca de la visibilidad y la movilización de la gente ¿tú no? Sobre todo aquí en España, en aspectos que nos tocan muy de cerca. Nos narcotizaron con leyes que, cuando regrese la derecha quizá nos quiten, pero entonces ¿crees que habrá gente suficiente para defenderla?

    Me gusta

  3. Santi, así es. El rollo ese de la doble invisibilidad. Pero bueno, que nosotras desde dentro también tenemos que trabajar para que no sea así, aunque a veces resulte más cómodo escudarse en eso para que la gente te deje en paz.

    Sí que tengo un mal presentimiento sobre eso.
    ES cierto que cada persona es un mundo, y que quizá es más fácil decirlo cuando ya se está fuera, pero hay que hacer más esfuerzo por visibilizarse. Y la gente no se moviliza hasta que no pasa algo. Mira las elecciones allí en américa…. lo de la proposición 8. Pues aquí igual. Es muy cómodo quedarse en tu casa. Hay que trabajar día a día y lo que dice la carta, no picarnos entre nosotros porque si nos disgregamos, no vamos aningún lao.

    Me gusta

  4. Pues sí que me he sentido identificada, sí (cómo no iba a sentirme así?).

    Detesto tener que hacer un esfuerzo por coger a mi pareja de la mano, o besarla en público… aun cuando decido hacerlo se convierte en algo antinatural, no deja de ser algo forzado, hecho después de sentir que tengo ganas de hacerlo y de analizar si tengo el valor suficiente como para enfrentarme a lo que pueda venir… joder! Acabo de releer lo que acabo de escribir y es de pena… en fin.

    Un beso!

    Me gusta

  5. Creo que lo mejor es mostrar esos signos de tu homosexualidad, ya sea en forma de bandera o de beso, del modo que tú deseas hacerlo. Ocultarlos por no parecer un “gay molesto” solo hace que vivas alienado y que la sociedad siga sin reconocer que existimos. ¡Ánimo!

    Me gusta

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s