Para lograr felicidad, no la alcances nunca

Según el libro de Punset que me estoy leyendo (El viaje a la felicidad), una de las claves para ser feliz, es estar buscando siempre la felicidad. Se es más feliz en el proceso de búsqueda, que una vez lo has logrado. Cuántas veces habremos oído: “tantas ganas que tenía de comprarse eso, y ahora no se lo pone nunca”, o “tanto esfuerzo por enamorar a esa persona, y ahora que la tiene, ya no le interesa…”

Lo ejemplifica cuando llega la hora de comer de su perra, y todos los que tenemos perro, lo hemos experimentado:

En cuanto me dirigía a la terraza a la hora de la comida para recoger su plato, Pastora iniciaba una danza alucinante fruto de la alegría y la felicidad que la embargaban súbitamente. No sólo movía la cola sin parar, sino que saltaba, literalmente, a mi alrededor, interponiéndose en el camino a la cocina donde guardaba los cereales. (..) Cuando conseguía llegar a la cocina para sacar de la bolsa dos puñados de cereales con algo de jamón de York se tranquilizaba momentáneamente, contemplando la operación sentada junto a la puerta. Si para hacerla rabiar un poco tardaba más de la cuenta, soltaba un solo ladrido de advertencia.

En cuanto iniciaba, con el plato lleno en la mano, el camino de regreso a la terraza donde comía, recomenzaba el festival de saltos y vueltas a mi alrededor. Pero en cuanto yo depositaba el plato en el suelo se transformaba en otro animal: dejaba de saltar, casi pausadamente ponía el hocico en el plato para constatar que no me había olvidado el trozo de jamón entre tanto pienso; dejaba de mover la cola y, sorprendentemente, al margen de si terminaba o no su comida, había perdido la emoción que la invadía unos instantes antes. ¿Cómo era posible que le emocionara más la inminencia de la comida que la propia comida? El poco —o nulo— tiempo que dedicaba a degustar lo que tanto había ansiado acrecentaba mi inquietud. (…)

Años después aprendí que en el hipotálamo de su cerebro y en el de los humanos está lo que los científicos llaman el circuito de la búsqueda. Este circuito, que alerta los resortes de placer y de felicidad, sólo se enciende durante la búsqueda del alimento y no —al contrario de lo que cabría esperar— durante el propio acto de comer. En la búsqueda, en la expectativa, radica la mayor parte de la felicidad.

Así que ya sabéis, a seguir buscando, y cuando lo encontréis, pensad en otra cosa que buscar…

Anuncios

2 comentarios en “Para lograr felicidad, no la alcances nunca

  1. Pues sí, creo que tienes razón. Yo creo que es mejor hacer cosas simplemente porque nos gustan y nos hacen disfrutar, (véanse todas esas actividades “altamente provechosas” en términos prácticos que hago por puro hobby), que poner todas nuestras esperanzas de felicidad en un gran acontecimiento futuro.

    Me gusta

  2. Igual por eso me paso la vida buscando y cuando no encuentro algo busco otra cosa, como el plato de comida de mis perritos, porque esa situación no me había parado a pensarla, pero solo saltan y revolotean tal como describes.
    Que cosa mas sencilla que nunca me había dado por pensar.
    No he podido resistir y me he comprado el libro del señor Punset.
    Y otra cosa, darte las gracias por dar a conocer a Tarja. Cuanto mas la escucho mas me gusta.
    Un abrazo

    Me gusta

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s