El placer de lo macabro

Me pregunto por qué a la mayoría de la gente (sino a todos) nos atrae lo macabro, pero no hasta el punto del morbo de sangre y vísceras, sino sólo/también la curiosidad por la muerte, la mutilación, la deformidad.

¿Quién no ha quedado embelesado paseando por un cementerio, observando momias en los museos o viendo fotos de gente muerta (¿recuerdan “los otros”?) o impactados ante la atrocidad que destilan las maquinas de tortura de antaño?

La impresionante foto de hoy corresponde a una de las salas de la Cripta de los Capuchinos de la iglesia de la Santa Maria della Concezione, en Roma. Visita obligada si viajáis hasta allí. El modo en que están colocados todos los huesos, con diferentes formas, mostrando esqueletos completos de mayores, jóvenes, incluso niños. Espectacular y chocante.

La cripta contiene los huesos de más de 4.000 monjes enterrados desde el año 1500 hasta el 1870, año en el que dejaron de enterrar a los muertos bajo las iglesias católicas.

Más fotos y texto aquí, aquí y aquí

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s