Dimensión Dalí

Hoy os voy a hablar de uno de mis artistas preferidos, sino el que más, el que mejor conozco. A pesar de ello, un documental sacó a flote mi ignorancia sobre una de las obsesiones de la obra de Dalí, además de su amante Gala: su pasión por la ciencia. Dimensión Dalí hace un análisis de su obra en base a los descubrimientos científicos acontecidos en gran parte del siglo XX. Jorge Wagensberg organizó un congreso en el mismo Teatro-Museo Dalí, que reunió a muchos de los científicos que Dalí admiraba, el cual siguió el evento desde su habitación en un estado precario de salud.


Ya su firma es un reflejo de su pasión por la ciencia, la imagen estroboscópica de la corona líquida que deja una gota de leche al caer.
En los años 20 tuvo su primer contacto con el psicoanálisis de Freud y la teoría de la relatividad de Einstein, que venía a decir que el espacio y el tiempo -en definitiva, la realidad- no eran únicos y estáticos como se creía hasta entonces, cosa que fascinó a los surrealistas. De hecho, uno de sus cuadros más famosos, La persistencia de la memoria, induce a pensar en diferentes temporalidades en un mismo espacio, aunque Dalí siempre defendió que el cuadro no se inspiraba en la Teoría de la relatividad General, sino en la visión surrealista de un trozo de queso camembert fundiéndose al sol.

La Persistencia de la Memoria (1931)
Dalí también se vio influenciado por Freud y la importancia de los sueños y el inconsciente. Afirmaba que sus mejores idean le venían cuando dormía y en sus cuadros de esa etapa aparecen los símbolos de la interpretación de los sueños según Freud, como en el Gran Masturbador o en Las Acomodaciones de los Deseos.

El Gran Masturbador (1929)
En los años 30 Dalí enuncia su método paranoico-crítico, que se basa en el principio de la incertidumbre de Heisenberg, según el cual el resultado de cualquier científico se verá afectado por el método usado en sí. Eso traduce en sus cuadros con imágenes dobles. La realidad depende del observador.

 

El torero alucinógeno (1969). La repetición de la Venus de Milo hace aparecer la cara del torero, el capote y la corbata. Las moscas, símbolo de putrefacción y muerte sugieren la montera.
 
En los años 40, con la caída de la bomba atómica y el avance de la física nuclear, Dalí plasma los objetos descomponiéndose en partículas flotantes. Las esferas hacen referencia al gran vacío de la materia a nivel cuántico, entre el electrón y el núcleo del átomo.
Galatea de las Esferas (1952)
Las Tres Esfinges De Bikini (1947), alusión al hongo atómico

Desintegración de la Persistencia de la Memoria (1954)

En 1975 el matemático Thomas Banchoff, especialista en la representación visual de objetos de 4 o más dimensiones, ilustró con un cuadro de Dalí un artículo en el que presentaba un hipercubo. Dalí tuvo interés en conocer aquel matemático que había sabido interpretar sus cuadros. Él ya había pintado, 20 años antes, un hipercubo en su cuadro Corpus hipercubicus, consiguiendo su gran anhelo: la unión de arte, ciencia y religión.

Corpus Hipercubicus (1954)

En 1953, Watson i Crick descubren la estructura molecular del ADN, que fascinaría a Dalí hasta los 70, plasmándola en cuadros como Galacidalacidesoxyribonucleicacid (1963). 
La presencia de la ciencia en la obra de Dalí aparece hasta el final. En su último cuadro, La Cola de La Golondrina (1983), utiliza las curvas de las ecuaciones del matemático René Thom, autor de la Teoría de las Catástrofes.

El pintor, a lo largo de su vida, mantuvo contacto y vínculos de amistad con algunos científicos, como Juan Oró, Jorge Wagensberg, Matila Ghyka, Thomas Banchoff
y René Thom; los Nobel Dennis Gabor, Severo Ochoa, Ilya Prigogine y James
Watson. Dalí falleció en 1989 acunado por cartas y libros de Stephen Hawking, Matila Ghyka y Erwin Schrödinger.

Enlaces: 
La obsesión de Salvador Dalí por la ciencia (análisis del documental, PDF)
Anuncios

4 comentarios en “Dimensión Dalí

  1. Un Post super interesante.
    Dalí, aunque no tuviera formación científica, su intuición y abstracción de la realidad le permitía llegar a ideas y elucubraciones totalmente geniales.
    Era un genio!!!
    Felicidades por el post, super guay!!

    Me gusta

  2. “Y yo también” opino lo mismo, jejeje, me ancantado descubrir las conexiones de Stephen Hawkins y Jorge Wagensberg!! con Dalí!! muy interesante, y cómo siempre encantadísima de enterarme de esa influencia y presencia de la ciencia en la obra de Dalí! 🙂 fins dijous!

    Me gusta

  3. A ver, de un tipo al que a través de su fascinación por el ADN pasa de ser una acérrimo anárquico a un ultradefensor de la monarquía y que compara las uniones de hidrógeno entre las purinas y pirimidinas con su estrecha relación con Gala, no se puede esperar nada más. Dalí siguió enfermizamente los últimos descubrimientos en relación con su querido ácidodesoxirribonucleico, el famoso ADN que encarna la memoria de la especie. ¿ADN garantía de inmortalidad? Gala es, murmuraba, la célula 'monárquica' por excelencia: “Cada mitad de un barrote está engarzado a su mitad correspondiente con toda exactitud, como Gala lo está a mi… Todo encaja, se abre, se cierra, en una locura de exactitud. La herencia depende de una maquinaria soberana y la vida misma es el resultado del gobierno absoluto del acidodesoxirribonucleico”.

    Un freaky de cuidado! ¿Lo son también todos los ciéntificos/as? 😛

    Me gusta

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s