Constituciones

Sí, soy delgada. Sé que cada día lo estoy más, pero llevo toda la vida oyéndolo y todavía no me he quedado en los huesos.
Que a mi cuando me estreso no me da por comer sino al contrario, que cuando estoy nerviosa me duele la barriga y no me apetece tanto comer, que por mucho que coma mi cuerpo no asimila la mayor parte de los nutrientes porque tengo un estómago “bajo, vago y con gas”. Vamos, que no digiero del todo bien y no aprovecho todo lo que podría aprovechar, cosas de la genética.

Aunque supongo que oír qué delgada estás no es tan duro como que te digan qué gorda estás, mujer, después de tantos años cansa… y no creo que la gente le vaya diciendo a las gordas cada día: oye, cada día estás más gorda… tienes que comer menos….

Así que tranquilos: soy de constitución delgada, o “bajo peso” como decían las revisiones médicas del cole, pero de salud perfecta. Gracias por vuestra preocupación, pero en serio: no hace falta.

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s