Animales extinguidos I: el tilacino

Este post no es más que una excusa para recuperar el vídeo del final y rememorar uno de los primeros posts que leí en Fogonazos, con el que empecé a meterme en el mundo blog científico-escéptico, y por supuesto, en los abandonos.

Había oído sobre el tilacino (Thylacinus cynocephalus) pero me impresionó verlo en movimiento. El tilacino o tigre de Tasmania o lobo de Tasmania, nada tenía que ver con lobos o tigres, ya que pertenecía a los marsupiales, como los canguros o los koalas. Su parecido no es pues por parentesco, sino que es debido a la convergencia evolutiva.

El lobo marsupial es desgraciadamente una de las especies extintas a manos del hombre más famosas. El último ejemplar fue grabado en el zoo de Hobart, Tasmania, el 1933. En el 36 los cuidadores lo olvidaron a la intemperie por la noche y murió de frío, un patético final para una especie que aparenta una extraña anatomía al compararlo inconscientemente con un lobo.

Es espectacular la fuerza y la inusual capacidad de obertura de sus mandíbulas para un mamífero. Las imágenes en blanco y negro de sus pensosos paseos estereotípicos, sabiendo que no lo veremos nunca más, me resultan inquietentes y tristes a la vez. Hay más vídeos donde viéndolo erguido recuerda claramente a un canguro, y es que era también capaz de dar saltos bípedos y mantener la postura erguida durante breves lapsos de tiempo.
Desapareció principalmente debido a la caza intensiva por parte de granjeros y cazarecompensas al ser acusados de ataques al ganado y seguramente por competencia con especies introducidas por el hombre en Tasmania.

Cuando veo vídeos como el siguiente, me inquieta saber que actualmente seguimos con el mismo comportamiento autodestructivo respecto a la maravilla que nos rodea.

Las imágenes pertenecen a los documentales “Planeta Tierra”, que recomiendo encarecidamente verlos.

Enlaces y fuentes:
Recopilación de todos los vídeos del tilacino
El último tilacino
Una mañana con el último tilacino
Wikipedia
The Thylacine Museum

Anuncios

2 comentarios en “Animales extinguidos I: el tilacino

  1. La especie humana, a partir de un momento determinado de su historia, se creyó el centro del mundo. A este suceso no fueron ajenas determinadas religiones. Con esos mimbres, es lógico el desprecio que el hombre tiene por el entorno que le rodea, al que siempre pretende dominar y aplastar, en lugar de convivir o adaptarse a él. La vida en las grandes ciudades sólo ha contribuido a este desfase, como si el campo, lo natural, únicamente existiera si lo vamos a visitar.

    Me gusta

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s