Animales increíbles II: La rana de la madera

Las ranas de madera (Lithobates sylvaticus, antes Rana sylvatica) son las únicas que podemos encontrar en el norte del Círculo Ártico. Lo que las hace espectaculares, es que en invierno, un alto porcentaje de su cuerpo se congela y la respiración, actividad cerebral y latido cesa por completo. Pueden estar así de 3 a 5 meses. Y luego en unas horas, despertar como si nada. ¿Cómo lo consiguen?
Una de las causas es la cantidad de nucleoproteínas en su sangre, que evitan que el hielo se organice en grandes cristales que dañarían las células. A su vez, al inicio de la congelación, el hígado sintetiza grandes cantidades de glucosa que funciona como anticongelante de los fluidos celulares. Así, el 65% de su cuerpo se encuentra congelado y el resto en forma líquida. Cuando suben las temperaturas, se descongela primero el corazón para que la circulación se reactive y evitar daños en los demás órganos a medida que se descongelan.

En el siguiente vídeo (en inglés, pero con imágenes más que recomendables) podéis observar una rana congelada y su “resucitación”. Dura 3’46” y vuelve su actividad sobre el 2’17”. (Aquí teneis el enlace del vídeo sino se carga en el post)

Fuentes y enlaces:
wikipedia en español y wikipedia en inglés
University of Michigan Museum Of Zoology

Posts relacionados:
Animales increíbles I: Los tardígrados
Animales increíbles III: Cymothoa exigua
La Tenia

Anuncios

2 comentarios en “Animales increíbles II: La rana de la madera

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s